Ejemplar de águila pescadora
Ejemplar de águila pescadora JUNTA DE ANDALUCÍA

Está ampliamente aceptado que el águila pescadora mantiene fidelidad a su pareja reproductora de por vida, hasta que uno de los dos individuos perece o no se incorporara tras la invernada. Sin embargo, el seguimiento continuo y exhaustivo desde la primera década del siglo XXI, por parte de los técnicos de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación, pone en duda que sea un comportamiento tan general en la especie, ha informado a Europa Press la Delegación Territorial.

En una de la parejas de la Reserva de la Biosfera onubense, reproductora desde 2014, la hembra ha cambiado este año a su macho habitual por otro más joven sedentario en la zona. También se ha dado otro caso a la inversa, la de un macho que ha sustituido a la hembra por otra más joven. El seguimiento, asimismo, ha mostrado a un macho copulando con otras hembras jóvenes del espacio protegido mientras su pareja habitual incubaba.

"Son múltiples las combinaciones que nos ofrece el control específico que se realiza a diario por el personal facultativo sobre esta especie", ha declarado el director-conservador del Paraje Natural Marismas del Odiel, Enrique Martínez.

Marismas del Odiel es el enclave más importantes de la Península Ibérica como zona de conservación del águila pescadora y en el el Paraje y Reserva de la Biosfera se lleva a cabo un seguimiento exhaustivo, tanto de la población invernante como de la reproductora. Para ello se realizan diferentes acciones, como colocación de posaderos y plataformas de nidificación, control directo y diario en campo, marcaje con anillas de lectura a distancia o la colocación de cámaras fotográficas.

"El proyecto de reintroducción permite disponer de mucha información sobre el comportamiento del águila pescadora, por ejemplo en relación a la alimentación, procedencia de los individuos o relación de sexos" ha señalado Martínez y, en consecuencia, ha remarcado que es "posible llevar a cabo una buena gestión para la conservación de la especie y su hábitats".

DESDE 1996

Los orígenes del proyecto en Marismas del Odiel están en el seguimiento de la invernada de la especie a partir de 1996. En la actualidad existen 289 los individuos controlados con anilla y más de 30.000 los registros recogidos. De hecho, un ejemplar anillado en el año 2001 sigue siendo fiel al paraje año tras año.

El Paraje Natural Marismas del Odiel fue uno de los lugares elegidos para la reintroducción de la especie como reproductora en la Península Ibérica en el año 2004, tras su desaparición como nidificante en los años 90, y en el periodo 2009-2017 hasta 65 ejemplares han nacido en la provincia de Huelva. De hecho, ahora se cumple el décimo aniversario de reproducción consecutiva de la primera pareja, formada por dos individuos procedentes de la reintroducción que tienen ya 13 años, una edad avanzada para la especie.

Consulta aquí más noticias de Huelva.