Cardenal George Pell
El cardenal George Pell, a su llegada al Tribunal de Magistrados de Melbourne, Australia. JOE CASTRO / EFE

Un tribunal de Australia determinó este martes que existen suficientes evidencias para abrir un juicio formal por presunta pederastia contra el cardenal australiano George Pell, jefe de las finanzas del Vaticano , y considerado el 'número 3' de la Santa Sede.

Así lo informó la cadena local ABC al referirse a la decisión adoptada por la magistrada Belinda Wallington, quien se encontraba en plena lectura de su fallo en el Tribunal de Magistrados de Melbourne, la capital del estado de Victoria.

El fallo se da en el marco de un proceso preliminar que comenzó el 5 de marzo pasado por "múltiples" acusaciones históricas de presunto abuso sexual a menores, cuyo número y detalles se desconoce por estar bajo secreto de sumario, pero que tenía previsto abarcar los testimonios de medio centenar de querellantes y testigos.

Se prevé que Pell, de 76 años, se declare no culpable de los cargos, según ya había adelantado en días previos su abogado, Robert Richter.

Hasta el momento se sabe que Pell deberá responder a "múltiples acusaciones de distintos querellantes" de acuerdo con el fallo de Wallington, quien además habría desestimado siete acusaciones vinculadas a un querellante", informó por su lado el portal de la edición australiana del periódico The Guardian.

Hasta los años 70

Las pruebas se mantienen en secreto, aunque a lo largo del proceso se conocieron algunos detalles sobre las acusaciones, entre ellas, una de cuando era arzobispo de Melbourne durante la década de 1990, y otra cuando era sacerdote en Ballarat, su ciudad natal, en la década de 1970.

El proceso contra Pell comenzó después de que el cardenal declarara en tres ocasiones como testigo ante la Comisión Real que investigó la respuesta de las instituciones públicas y religiosas de Australia a los abusos sexuales de menores cometidos en su seno.

Según la Comisión, la Iglesia católica recibió quejas de 4.500 personas por presuntos abusos a menores cometidos por unos 1.880 miembros de la institución, sobre todo sacerdotes, entre 1980 y 2015, aunque algunos casos se remontan a la década de 1920. Sin embargo, la Comisión no investigó los presuntos casos de pederastia de Pell.

El prelado, a quien el papa Francisco autorizó un "periodo de excedencia" del cargo de prefecto de la Secretaría de Economía del Vaticano para afrontar el juicio en Australia, ha asegurado tajantemente en varias oportunidades que es inocente.

La Policía de Victoria acusó formalmente a Pell a finales de junio de 2017 y poco después el religioso viajó desde Roma a Australia para defenderse ante el Tribunal de Magistrados de Melbourne, donde compareció por primera vez en una vista preliminar a finales de julio y otra vez en octubre.