Manifestación de jubilados.
Manifestación de pensionistas. EFE

La brecha de género también se palpa en materia de pensiones. España es el país de la UE  que mayor diferencias plantea entre hombres y muejeres en este sentido, con un 22,1%; un dato muy por encima de la media de los 28, que es de un 5%.

La brecha de género también existe en cuanto a la cuantía de las pensiones  percibidas: en 2016 las mujeres recibieron en España un 33,8% menos de pensión que los hombres, una cifra que ha aumentado desde 2009, cuando la brecha era del 32,5%.

Sin embargo, la diferencia es menor que en el conjunto de la Unión, donde las mujeres tuvieron pensiones un 37,2% inferiores a las de los hombres en 2016, lo que supone una mejoría con respecto a 2009, cuando eran un 41,1% menores.

Por otra parte, España es uno de los nueve países de la UE en los que las personas mayores de 65 años tienen, de media, más ingresos que los más jóvenes, según el informe sobre la situación de las pensiones en la UE que la Comisión  ha elaborado con datos de la oficina de estadística Eurostat.

En concreto, los mayores de 65 años tienen en España un 102% del poder adquisitivo de los menores, aunque entre las mujeres este porcentaje cae al 98%, por debajo del 105% entre los hombres.

El riesgo de pobreza y exclusión social en España, sin embargo, es el doble entre las personas en edad laboral (30,4%) que entre los pensionistas (14,4%).

Riesgo de exclusión social

En el conjunto de la UE, alrededor del 18,2% de los mayores de 65 años, unos 17,3 millones de personas, está en riesgo de exclusión social.

La Comisión subrayó en el informe la necesidad de atajar esta problemática y centrarse en la brecha de género que también se observa con respecto a la exclusión, ya que la tasa de mujeres pensionistas en riesgo de sufrirla es del 20%, mientras que entre los hombres es del 15%.

Destacó también las "recientes reformas" del sistema de pensiones llevadas a cabo por el Gobierno de España entre 2011 y 2013, ya que, a pesar de no estar totalmente implementadas, "tendrán un impacto positivo en la sostenibilidad del sistema".

"El Gobierno español debería pensar en una forma de equilibrar en el corto plazo el déficit presupuestario que provoca el sistema de pensiones", recogió el informe, que añade que las reformas deberían permitir "un aumento adicional en los ingresos" y medidas "para garantizar un gasto en pensiones eficiente y efectivo".

Estas recomendaciones son similares a las que el documento planteó para los demás Estados miembros, a los que llamó a lanzar medidas dirigidas específicamente a los pensionistas con menos ingresos.