Venta y alquiler de pisos
Dos personas observan la oferta inmobiliaria de una promotora. JORGE PARÍS

¿Cuántos españoles han escuchado en cientos de ocasiones ese consejo de sus padres, de sus amigos, de colegas de trabajo, que dicen "no alquiles, hombre, que estás tirando el dinero"? Los inquilinos irredentos solían responder que no, que alquilar les ofrece flexibilidad de vida, que no les adeuda para tres décadas y que evitan preocuparse de seguros, comunidad, impuestos urbanos y hasta por ser presidente del bloque.

Los hipotecados, durante la crisis económica, sufrieron para afrontar sus letras. La banca se 'tragó' miles de inmuebles tóxicos y los inquilinos vieron cómo la realidad ratificaba su discurso. Pero el escenario ha cambiado. La burbuja del alquiler se infla en las grandes urbes y los caseros, al terminar los contratos de los inquilinos, elevar las rentas en porcentajes inasumibles. Los desahucios por alquiler, de hecho, superan ya los lanzamientos judiciales por impago de la hipoteca.

"La mentalidad estaba cambiando en favor del alquiler, pero en el último año la tendencia se ha frenado", explica Beatriz Toribio, jefa de estudios de Fotocasa. Una encuesta del portal inmobiliario publicada hoy refrenda la sensación: el porcentaje de personas que ha alquilado o busca alquilar casa en 2018 es del 9% (cinco puntos menos que en 2017), una caída es paralela al alza del sentimiento de propiedad: el 40% de encuestados cree que alquilar es tirar dinero (cinco puntos más).

El informe Radiografía del Mercado de la Vivienda 2017-2018 aporta otra cifra reveladora sobre esta "preocupación social" por el alquiler. Más de la mitad de los encuestados (el 54%) cree que los alquileres se disparan tanto que compensa más pagar ahora una hipoteca; una idea que cala en todas las edades —aunque principalmente en jóvenes de 25 a 34 años— y un viejo lema que apenas rechaza el 11% de la población.

"La fuerte subida del alquiler ha hecho mella sobre todo en los jóvenes, reduciendo de forma notable su demanda (14 puntos menos) y su visión sobre esta forma de vida", dice Toribio. En los últimos años, dice Fotocasa, parecía "diluirse el dogma" de que España es un país de propietarios. En 2001, el porcentaje de españoles que vivía de alquiler era del 9,6%... y hace dos años ya era el 16,3%. Pero el encarecimiento actual de los alquileres —de más del 15% en ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia o Palma— ha reafianzado el sentimiento de propiedad en un país que destaca en esta realidad entre todos los países de la UE.

"Y esto viene marcado por lo que está sucediendo en Madrid y Cataluña", matiza Toribio. El porcentaje de madrileños que consigue alquilar casa se reduce del 9% al 4% en apenas un año y el de catalanes también cae tres puntos, del 7% al 4%". ¿La consecuencia? El porcentaje de personas que vive de alquiler ha caído del 26% al 20% en Madrid y del 26% al 21% en Barcelona... mientras que aumentan al 80% y al 79% respectivamente, en ambas regiones, la apuesta por la propiedad.

"El año pasado había casi las mismas personas buscando vivienda para comprar que para alquilar, pero ahora son más lo que buscan para comprar", dice la analista de Fotocasa. El 18% de los encuestados que no habían intentado comprar casa en 2017, se plantean ahora hacer en los próximos cinco años y el 33% no descarta ahora hacerlo. El primer procentaje se eleva incluso al 31% entre los jóvenes de 25 a 34 años.

"Se benefician los mismos de siempre"

¿Y quién se beneficia de esto? La PAH lo tiene claro. "A los mismos a los que se ha beneficiado siempre desde el Gobierno, a los que hacen negocio con la vivienda: la banca, las constructoras, las socimis...", explica a 20minutos Santi Mas de Xaxás, portavoz de esta plataforma ciudadana.

La PAH considera que la situación de los alquileres es "aberrante" y propone solucionarlo regulando el mercado, ampliando la duración de los contratos y creando un parque de vivienda de alquiler público que tire hacia abajo de los precios. "Ese parque controlaría el encarecimiento de las rentas, pero en España solo supone un 1% del parque mientras en la UE es el 20%". La plataforma incluye esta medidas en la ILP presentada en el Congreso que fue vetada en marzo por el Gobierno y que ayer volvió a ser registrada tras la sentencia del Constitucional que exige justificar mejor los vetos sin ceñirse solo a su efecto sobre los presupuestos.

Fotocasa augura que los alquileres "podrían estar tocando techo" porque los encarecimientos no son tan acelerados como en años previos. "A cierto nivel de precios la gente sale del mercado porque con su situación económica y laboral no puede asumirlos. En Cataluña han subido un 40% y en Madrid un 30% en los tres últimos años... y los sueldos no han subido en ese nivel. Llega un momento en que el poder adquisitivo de los españoles no da para más", zanja Beatriz Toribio.

Cala la idea de una nueva burbuja

A pesar de que el Gobierno y algunos expertos del sector niegan que se esté fraguando una nueva burbuja inmobiliaria, la idea de que vuelva a producirse "está calando en la mentalidad de los españoles", dice Beatriz Toribio. El año pasado eran dos de cada diez españoles (23%) los convencidos de que se estaba creando y ese porcentaje ahora es de cuatro de cada diez (37%), según los datos del informe de Fotocasa.

"Parece increíble, pero volvemos a estar en una espiral de locura", lamenta Mas de Xaxás; "se intenta dar el mensaje de que el mercado vuelve a ser dinámico y se traslada la psicosis de la compra. Pero las familias desahuciadas ni de coña se plantean comprar casa".