Coca de quinoa
Coca de quinoa AMELIA GRANADOS

Al hablar de cocas pensamos que la única forma de hacerlas es con harina de trigo. Pero realmente no es así. Podemos hacer masas sin gluten que nos dan resultados satisfactorios a la hora de hacer recetas que típicamente lo contienen.

Además en esta receta utilizamos el grano entero en vez de su harina, algo que nos aportará una nueva forma de utilizar el cereal en este caso la quinoa y un recurso más que utilizar en la cocina diaria.

Dependiendo del tiempo que la tengamos en el horno, el resultado será unas tortillas de quinoa para rellenar tipo mejicano o, si la dejamos más tiempo, quedará más crujiente y podrá utilizarse como base de coca o pizza. O incluso cortarla con forma de nachos para utilizarlo de snack para dipear con una salsa muy sencilla de zanahoria.

Ingredientes

  • 750 gramos de quinoa (lavada y a remojo desde la noche anterior)
  • Medio vaso de agua.
  • Una cucharada colmada de semillas de lino molidas.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • Media cucharada de impulsor.
  • Sal

Para el relleno

  • 400 gramos de espinacas.
  • 2 cebollas pochadas a fuego lento
  • Nueces y pipas al gusto para dar textura,
  • Rodajas finas de tomate pera para decorar,
  • Sal

Para la salsa de zanahoria especiada

  • 2 o 3 zanahorias.
  • Media patata pequeña.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Cúrcuma.
  • Zumo de medio limón
  • Pimienta negra.
  • Curry.
  • Sal.

Preparación

Escurrimos la quinoa -que hemos dejado a remojo toda la noche- y la ponemos en un vaso batidor junto con el aceite, la sal y el lino molido. Comenzamos a triturar añadiendo poco a poco el agua hasta que queda una masa un poco más densa que la de lo creps. Dejamos reposar media hora, para que actue el lino y gane densidad.

Mientras precalentamos el horno a 200 grados cocinamos las espinacas al vapor. Sólo unos minutos para que no pierdan la textura y el color. Dejamos enfriar. Cortamos las cebollas en brunoise y las pochamos a fuego lento en una sartén.

Para la salsa de base de la coca, hervimos las zanahorias y la patata a fuego lento hasta que estén tiernas. Cuando ya estén cocinadas añadimos las especias, la sal, el zumo de limón, 2 cucharadas de aceite de oliva y trirutamos poco, incluyendo el agua de la cocción hasta conseguir la textura deseada.

Por otro lado cubrimos una bandeja de horno con papel de horno. Pincelamos con aceite de oliva y echamos la mitad de la mezcla de quinoa. La esparcimos por la bandeja con una cuchara dando la forma que deseemos y dejando un espesor en la masa ligeramente más grueso que un crep.

Metemos al horno 10 minutos y después sacamos la masa. Le damos la vuelta y cocinamos unos minutos más hasta que veamos que está ligeramente dorada. La volvemos a sacar y colocamos el relleno: primero una capa fina de salsa de zanahoria, luego las espinacas al vapor bien escurridas, la cebolla pochada y los frutos secos al gusto. Volvemos a hornear otros 10 o 15 minutos. Dejamos enfriar ligeramente y lista para tomar.