Los aumentos de caudal observados han alcanzado sus valores máximos a primeras horas de esta tarde. La crecida del Cinca quedará atenuada por los embalses de Mediano-El Grado, pero la del Ésera alcanzará el Cinca y se trasladará hasta llegar a la localidad de Fraga, tras haber confluido con la crecida del Alcanadre, que está siendo importante pero sin posibilidad de desbordamientos.

La confluencia de los ríos Cinca y Alcanadre tampoco generará problemas importantes en base al valor previsto. La crecida que se espera para el bajo Cinca podría ser similar a la acontecida en junio de 2010, cuando se alcanzó un nivel de 3,60 metros de altura y un caudal de 530 metros cúbicos por segundo en la capital fragatina.

En este momento, el Cinca, a su paso por Fraga, presenta un caudal de 2,69 metros de altura y 335,34 metros cúbicos por segundo. El del Ésera asciende, en Graus, a los 2,16 metros y los 134,82 metros cúbicos por segundo.

El tramo bajo del Segre continuará con un caudal alto debido al desembalse controlado del Camarasa y Rialb, pero ya no se esperan más incrementos que los observados hasta ahora, según ha indicado la CHE, quien, de todas formas, ha recomendado a los ciudadanos que permanezcan atentos a los caudales de los ríos.

En el resto de los ríos del Pirineo, los caudales son altos pero dentro de la normalidad teniendo en cuenta la época del año, con altas temperaturas. Asimismo, no se esperan cambios importantes en el eje del Ebro, que presenta un caudal circulante, en su tramo medio, de 400 metros cúbicos por segundo y, en el tramo bajo, de 1.100 metros cúbicos por segundo.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.