La muerte del ejecutivo Wei Wenhua el pasado lunes tras filmar con su teléfono celular un enfrentamiento entre la policía y unos manifestantes ha provocado la condena de la ONG Reporteros Sin Fronteras (RSF) y la expulsión de un funcionario local.

Estamos horrorizados por la disposición de las autoridades locales para pisotear la libertad de información y de expresión

Wei Wenhua es el primer "periodista ciudadano" chino que
fallece en una represión popular, protagonizada por lo que se conoce como "chengguan", matones contratados por las autoridades locales, en este caso el de la localidad de Tianmen (provincia central de Hubei).

"Estamos horrorizados por la disposición de las autoridades locales para pisotear la libertad de información y de expresión", señaló la ONG en un comunicado recibido por Efe.

"No hay justificación para este comportamiento. Wei es el primer periodista ciudadano que muere en China por lo que estaba intentando filmar. Fue golpeado hasta morir por hacer algo que cada vez es más frecuente y que era la única prueba para aplicar la ley contra estos oficiales que sobrepasaron los límites", añadió.

Filmó una protesta popular

Según la familia del apaleado, Wei, de unos 40 años y director de una firma de construcción, filmó a un grupo de unos 50 "chenguan" dispersando con mano dura a manifestantes que protestaban contra la ubicación de un vertedero en su vecindario.

Cuando los matones descubrieron a Wei filmando con su móvil, se dirigieron hacia él y lo apalearon durante varios minutos antes de llamar a una ambulancia. Wei falleció camino del hospital.

Los "chengguan" fueron los responsables

El teniente de alcalde de Tianmen, Wang Faliang, admitió el martes en una rueda de prensa que los "chengguan" fueron los responsables de la muerte de Wei.

RSF considera que China, país donde más periodistas y cibernautas hay encarcelados por motivos de censura, debe cumplir sus compromisos de protección de los derechos humanos que adquirió al presentar su candidatura para los Juegos Olímpicos de agosto.

En respuesta al escándalo internacional que está produciendo la muerte de la primera víctima china del "periodismo ciudadano", la agencia oficial Xinhua ha informado de que el responsable de gestión urbana de Tianmen, Qi Zhengjun, ha sido expulsado de su cargo.

Qi es una de las cien personas que están siendo investigadas por las autoridades locales en relación con la reyerta del lunes.

Cientos de sospechosos y 24 detenidos

De momento, la policía ha detenido a 24 de los matones.

Todos los implicados serán castigados severamente

Bie Bixiong, representante del Partido Comunista de China (PCCh) en la localidad, señaló que el "incidente fue exasperante e imperdonable": "Todos los implicados serán castigados severamente de acuerdo con la ley, sin importar su cargo".

El resultado de la autopsia de Wei será publicado dentro de una semana.