La Expo se acerca y la red de Cercanías tienen que funcionar en Zaragoza para el evento. Pero las obras llevan retraso, por lo que la nueva red ferroviaria arrancará en precario. La estación de El Portillo se concluirá en abril, según la sociedad Zaragoza Alta Velocidad. Pero en la de Miraflores se retrasó la adquisición del suelo y se empezó a ejecutar en noviembre, con un plazo de 10 meses.

El soterramiento de vías en San José ya ha comenzado y se asegura que la obra de Miraflores estará lista para que los Cercanías funcionen en junio, aunque sólo como apeadero. El resto de actuaciones para concluir la estación tardará en concluirse.

En Utebo y Casetas ya ha empezado la reforma de sus estaciones, de donde partirá la línea que tendrá paradas en Delicias, El Portillo y Miraflores y, tras la Expo, en avenida Goya y La Cartuja.

Los vecinos de Utebo tendrán otro medio de transporte con salida del centro del pueblo y frecuencias similares a las del bus (30-60 minutos), pero en Casetas no compensará su uso, pues la estación está más alejada y el bus, que lleva cada día a más de 7.000 viajeros, pasa cada 10-20 minutos.

Los vecinos de San José esperan utilizarla para ir a la estación Delicias, pero reclaman la urbanización del entorno y del acceso al Tercer Cinturón por Fleta.

Trenes de bajo consumo

Está previsto que el servicio de Cercanías funcione todos los días de 5.30 a 23.30 horas con dos trenes y uno de reserva. El modelo será el Civia, el más moderno que se está utilizando y que puede llevar entre dos y cinco vagones, según la demanda, varíando su capacidad entre 318 y 757 personas. La tercera parte de las plazas tienen asientos, que son ergonómicos, antivandálicos y volados, para facilitar su limpieza. Los vagones están totalmente adaptados para personas con movilidad reducida y son trenes de bajo consumo, que aislan el ruido de fuera, llevan ruedas insonoras e hilo musical.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ZARAGOZA .