Rafiki película prohibida Cannes censura LGTBI lesbianas
Fotograma de la película keniata 'Rafiki', de la directora Wanuri Kahiu, que ha sido censurada en el país antes de su estreno en Cannes por mostrar un amor lésbico RAFIKI (WANURIKAHIU.COM)

El Consejo de Clasificación de películas de Kenia (KFCB, en sus siglas inglesas) prohibió este viernes el filme Rafiki, que narra la historia de amor entre dos lesbianas y que se estrenará el próximo mes en el Festival de Cannes.

En un comunicado, el regulador, que vigila el contenido de las películas a fin de que sea conforme a los valores nacionales, alegó que la cinta se prohíbe "por su tema homosexual y su claro intento de promover el lesbianismo en Kenia contrariamente a la ley".

El KFCB insistió en que el filme, el primero de Kenia que recibe invitación para proyectarse en el Festival de Cannes, "contiene escenas homosexuales que van contra la ley, la cultura y los valores morales del pueblo keniano".

El Consejo advirtió de que "cualquier exhibición o distribución de la citada película o de parte de ella para consumo público" contraviene la ley y, en consecuencia, acarreará "castigos severos".

La directora de la cinta, Wanuri Kahiu, lamentó este viernes la decisión del KFBC en su cuenta de la red social Twitter. "Nosotros creemos que los adultos kenianos son lo suficientemente exigentes y maduros para ver contenidos locales, pero su derecho ha sido denegado", subrayó Kahiu.

Rafiki, una palabra que en suajili significa "amigo", cuenta la historia de dos chicas, Kena y Ziki, que son buenas amigas y acaban enamorándose, una circunstancia socialmente no aceptada que provoca tensión en su relación.

El filme es una adaptación de la obra Jambula Tree, de la escritora ugandesa Monica Arac de Nyeko, que le valió en 2007 el Premio Caine, que se otorga a la mejor historia corta original publicada en inglés por un literato africano.

Hasta 14 años de prisión

La homosexualidad es un tema tabú en África, donde homosexuales y lesbianas sufren discriminación y persecución. En Kenia, las relaciones homosexuales son un delito punible con 14 años de prisión.

La pasada semana, el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, declaró en una entrevista con la cadena CNN que los derechos de lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales (LGTBI) es un tema "sin relevancia" en el país.

Kenyatta señaló que "no es cuestión de derechos humanos", sino un asunto que concierne como cultura y que, según él, rechaza la sociedad keniana.