Los Duques de Cambridge han anunciado este viernes el nombre de su tercer hijo que nació el lunes 23 de abril a las 11 horas.

A través de un comunicado oficial, la casa real británica ha dicho que el bebé real, quinto en la línea de sucesión, se llama Luis Arturo Carlos. Precisamente, Arthur o Arturo era uno de los nombres que entraban en las quinielas que se venían haciendo estos días por ser un clásico en la realeza.

Además, Arturo es el segundo nombre del príncipe Carlos y del príncipe Guillermo. James, Frederick, Thomas o Alfred también figuraban dentro de los listados como favoritos. Lo que ha desconcertado es la elección de Luis tan vinculado a los reyes de Francia, no de Inglaterra.

Sin embargo, según explica la CNN, hay una vinculación familiar significativa con el nombre. Luis se llamaba el conde de Mountbatten, tío del duque de Edimburgo y marido de la reina Isabel II, que fue asesinado en 1979 por el ejército republicano irlandés.

Respecto, a Carlos el tercer nombre del retoño de los duques, es un claro homenaje que el príncipe Guillermo ha querido hacerle a su padre, el príncipe Carlos y abuelo de Luis.

Contra todo pronóstico, la pareja se ha saltado el protocolo de anunciar el nombre del bebé dos días después del nacimiento, algo que sí que se hizo con sus otros dos hijos, el príncipe Jorge, de 4 años, y la princesa Carlota, de 2 años.

Gracias a la reorganización que se realizó del reglamento real, el príncipe Luis no podrá saltar por delante de su hermana mayor Carlota en la línea de sucesión al trono. Anteriormente, los hijos reales tenían preferencia sobre sus hermanas, incluso saltaban a las hijas primogénitas. Un tema bastante polémico que del que se había hablado siempre, pero que nunca se ponía sobre la mesa.

Cuando Middleton estaba en los primeros meses de embarazo de su primer hijo, la reina Isabel II solicitó que se eliminase el sesgo discriminatorio masculino. Ocurrió en 2012, pero no entró en vigor hasta marzo de 2015, afectando a los niños nacidos después del 28 de octubre de 2011.

De esta forma, Isabel II quiso asegurarse de que todos los hijos de Guillermo tuviesen los títulos apropiados. De lo contrario, ahora mismo Carlota no habría tenido derecho al título de princesa ni considerada su Alteza Real.

Dejó el hospital a las 7 horas

Kate Middleton abandonaba el pasado lunes el hospital tras permanecer 7 horas allí para trasladarse al palacio. El motivo de la premura es por la expectación que genera la estancia de la duquesa en el centro, lo que ocasiona por ejemplo, cortes del tráfico en las inmediaciones por la cantidad de curiosos que esperaban a las puertas. A eso, se suma el ruido que indudablemente molesta al resto de pacientes que permanecen ingresados en el área privada de maternidad.

Aunque los Duques de Cambridge ya son familia numerosa, desde la casa real se ha desmentido que vayan a contratar más personal para ayudar con los niños, quienes están a cargo de María Teresa Turrión, la niñera española que los cuida.