La presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, ve "absolutamente insuficiente" la reacción del presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC), ante las "graves irregularidades" denunciadas en la contratación Servicio Cántabro de Salud -a las que ha vinculado el cese del interventor general, Gabriel Pérez Penido, para evitar que investigara- y ha pedido el cese de toda la "cúpula" del servicio.

En rueda de prensa, Sáenz de Buruaga ha acusado a los consejeros socialistas Juan José Sota (Economía, Hacienda y Empleo), María Luisa Real (Sanidad) y al secretario general del PSOE de Cantabria, Pablo Zuloaga, de urdir una "maniobra" para "quitarse del medio"

a los hasta entonces interventor, Gabriel Pérez Penido, y el subdirector de Gestión Económica del Gobierno, Rafael Gutiérrez.

"El verdadero motivo del cese del interventor general fue el reguero de irregularidades en la contratación del SCS. Fue la necesidad de abortar el seguimiento y la fiscalización extraordinaria de la gestión del SCS que se planificó cuando estas irregularidades eran un secreto a voces", ha asegurado Sáenz de Buruga.

La dirigente del PP ha relatado que la intervención "no era ajena" a dichas "irregularidades" y conoció "oficiosamente" el escrito enviado por la jefa de Contratación del SCS, Almudena Gutiérrez, a Real y al gerente del Servicio, Julián Pérez Gil, informándole de la situación.

Además, ha señalado que la Intervención se disponía ya a investigar este año en "profundidad" las "anomalías existentes en la contratación del SCS.

Sáenz de Buruaga ha asegurado que Sota y Zuloaga urdieron una "estrategia para salir al rescate" de Real que pasaba por cesar al interventor y al subdirector de Control Financiero, una "maniobra" que, según ha dicho, se diseñó en una reunión celebrada a los pocos días de la funcionaria remitiera su escrito denunciando las supuestas "irregularidades".

La presidenta del PP, que también implica a Real en esta "maniobra", se ha preguntado "qué más necesita saber" Revilla para que haya "reacciones inmediatas y contundentes" y le ha pedido "coherencia política", "integridad" y "ética" para que "aplique la receta" en su Gobierno que desde los "platós de televisión exige a todos los demás".

"Al parecer, la vara de medir no es la misma para las irregularidades de unos que de otros y tampoco el nivel de exigencia. Para Revilla, solo los gestores y políticos del PP tienen presunción de culpabilidad", se ha quejado.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.