El porno gana y pierde en Internet
Dos visitantes de la feria del porno de Las Vegas (EE UU). AGENCIAS
La industria del porno es un agente decisivo en toda lucha tecnológica. Su apuesta por el vídeo online y los sistemas de compresión impulsó el desarrollo del vídeo online, y convirtió internet en una de sus grandes fuentes de ingresos. Pero la red, la piratería y los portales gratuitos constituyen también una importante amenaza.

Internet es fuente de clientes y problemas para los grandes productores de porno tradicionales, preocupados por el
éxito de las empresas que producen contenidos de bajo coste para emitirlos únicamente a través de la Red.

Los productores de porno temen la competencia de películas de bajo coste y webs gratuitas
Pese a los malos augurios, la venta de DVDs y la emisión online de vídeo e imágenes es un buen negocio para los pornógrafos, según ha podido verse en el Adult Entertainment Show que se celebra en Las Vegas, de forma simultánea y en el mismo edificio que la feria tecnológica CES. Allí se ha presentado Fyre, un dispositivo electrónico que se conecta a la televisión y que permite ver vídeos para adultos con calidad DVD bajo demanda.

En la feria pornográfica que se celebra estos días un piso por debajo del CES, en el mismo Centro de Convenciones de Las Vegas, pueden encontrarse otros muchos servicios que logran buena parte de sus beneficios de la Red. Evil Empire es uno de ellos. Según afirma en Las Vegas Sun su fundador, el popular John Stagliano, la red es su principal fuente de ingresos y el lugar donde invierte su dinero.

Pero a pesar de los beneficios que le proporciona, Internet es una preocupación para Stagliano. Muchas compañías han tenido éxito en la red prodiciando contenidos de bajo coste y luego han saltado con ellos al mercado del DVD, convirtiéndose en una dura competencia.

Entre esos competidores está la web australiana Abby Winters, que cuenta con 30.000 suscriptores a contenidos en los que aparecen unas 8000 actrices y modelos amateur. "Lo más sexy es lo natural: sin maquillaje, sin operaciones, sin altos tacones", explica una de sus directivas Sarah Silverman.

Vivid denunció a PornoTube por usar sus contenidos sin permiso
Y frente a la industria tradicional y los tecnológos metidos a pornógrafos online, la competencia de lo gratuito. La industria estadounidense del sexo teme que la existencia de sitios que no requieren pago huda su negocio de 13.000 millones de dólares al año.

El caso es que sus ventas han descendido a la mitad de lo que eran unos años y la piratería les hace casi tanto o más daño que a Hollywood. El sector no está dispuesto a quedarse cruzado de brazos. El pasado mes de diciembre Vivid Video, uno de los mayores estudios de pornografía, denunció al sitio Pornotube por publicar sus contenidos sin autorización. Puede que logren ganar, pero tal y como demuestra la experiencia de Hollywood y las discográficas, surgirán nuevos clones. La lucha promete ser larga.