Un trabajador de la construcción
Un trabajador de la construcción. EUROPA PRESS - Archivo

La economía española volvió a crecer un 0,7% en el primer trimestre del año, al mismo ritmo que en los dos trimestres anteriores, gracias al consumo y la inversión, según la Contabilidad Nacional Trimestral publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Con este repunte, la economía española acumula dieciocho trimestres consecutivos de alzas.

La tasa interanual se eleva al 3%, una décima superior a la inicialmente estimada por Estadística a finales del mes pasado (2,9%), con una menor contribución de la demanda nacional y una mayor aportación de la demanda externa.

La demanda nacional aportó 2,8 puntos al crecimiento del PIB interanual en el primer trimestre, cuatro décimas menos que en el trimestre anterior, en tanto que la demanda externa contribuyó con dos décimas, en contraste con la décima que restó en el trimestre anterior. El consumo de los hogares aceleró una décima su crecimiento trimestral entre enero y marzo, desde el 0,6% al 0,7%, al igual que el gasto público, que amplió una décima su avance, desde el 0,4% al 0,5%.

El gasto en consumo de las instituciones sin fines de lucro aceleró su crecimiento trimestral 1,4 puntos, desde el 0,5% del cuarto trimestre de 2017 al 1,9% en el primero de 2018. La inversión también creció una décima más que en el trimestre anterior, un 0,8%, gracias a la inversión en construcción, que aceleró 1,4 puntos su ritmo de crecimiento, desde el 1% al 2,4%. Por contra, entre enero y marzo se redujo la inversión en bienes de equipo en un 1,6%.

Entre enero y marzo, tanto las exportaciones como las importaciones crecieron a un ritmo del 1,3%, mejorando en un punto y en 1,3 puntos el dato del trimestre anterior, respectivamente. Las exportaciones moderaron su avance interanual desde el 4,4% al 3,2%, y las importaciones desde el 5,2% al 2,8%.

Hasta 466.000 empleos más en un año

La ocupación aumentó en el primer trimestre a un ritmo interanual del 2,6%, tres décimas menos que en el trimestre anterior, lo que supone la creación de 466.000 empleos equivalentes a tiempo completo en un año. Son tres décimas menos que en el trimestre anterior. El empleo asalariado, por su parte, creció un 3,2% interanual entre enero y marzo, una décima menos que en el trimestre anterior.

En el primer trimestre, sólo la ocupación en la construcción aceleró su ritmo de crecimiento interanual, desde el 6,6% al 7,2%, mientras que la agricultura, la industria y los servicios moderaron sus tasas interanuales hasta el 0,7%, el 2,9% y el 2,4%, respectivamente.

La productividad aparente por puesto de trabajo equivalente se aceleró una décima, hasta el 0,3%, mientras que el crecimiento de la productividad aparente por hora efectivamente trabajada bajó dos décimas, hasta el 1%.

En este contexto, la remuneración de los asalariados pasó del 3,5% al 3,6% por la evolución del número de asalariados y por el aumento en dos décimas de la remuneración media por asalariado (del 0,2% al 0,4%). Así, el crecimiento del coste laboral por unidad de producto (CLU) se situó en el 0,1%, lo que supone 1,2 puntos menos que la variación experimentada por el deflactor implícito de la economía (1,3%).