El responsable del área social de ELA, Mikel Noval, afirma que "es la movilización social la que ha obligado" al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a "aceptar" la subida de las pensiones el IPC en 2018 y 2019, y asegura que "no era necesario el acuerdo presupuestario" con el PNV para conseguirlo.

En un artículo publicado en la web de ELA, Noval destaca que "el amplio movimiento social que se ha producido en los últimos meses, con cientos de miles de personas, sobre todo pensionistas pero no solo, saliendo a la calle, así como las movilizaciones anunciadas han obligado a cambiar las intenciones de Rajoy".

En ese sentido, defiende que "es la movilización social la que obliga a Rajoy a aceptar que este año y el que viene las pensiones no pierdan poder adquisitivo" y mantiene que el PP "podía, si deseaban garantizar el poder adquisitivo de las pensiones, haber aprobado un Real Decreto que así lo estableciera".

"No era necesario el acuerdo presupuestario para eso", dice, para añadir que el Gobierno popular "estaba suficientemente presionado, tanto por la movilización social como con la situación estructural de corrupción en su partido".

Noval recuerda que el PP, Ciudadanos y el PNV aprobaron la denominada "regla de gasto", así como el "techo de gasto", lo que significa que "si las pensiones suben más del 0,25% el dinero que se destina se debe recortar de otras partidas".

"¿De dónde han acordado recortar? ¿De educación, de sanidad, de la ya exigua partida de lucha contra la violencia machista? No lo dicen. No lo sabemos", se pregunta, para asegurar que "van a recortar de otro lado porque priman la ortodoxia neoliberal de la mencionada regla de gasto, que es parte de una estrategia para desmontar los servicios públicos, avanzando en la privatización y favoreciendo el negocio con las necesidades sociales".

Por otro lado, afirma que los presupuestos "siguen siendo antisociales, y, también, un instrumento para obligar a las instituciones de Hego Euskal Herria a seguir los dictados centralizadores del estado". Además, critica que "dejan de lado el gasto social para primar el aumento del gasto en defensa".

Noval cree necesario derogar la reforma de las pensiones de 2013 para lograr "la reversión de los recortes", así como cambiar la ley "para mejorar la cuantía de las nuevas pensiones, para volver a la jubilación a los 65 años o para garantizar el poder adquisitivo a las personas pensionistas". Asimismo, recuerda que los pensionistas "reclaman una pensión mínima de 1.080 euros y un sistema propio de pensiones en Euskal Herria".

Tras considerar "de justicia" las reclamaciones de los pensionistas, Noval afirma que "lo acordado entre Rajoy y el PNV no cumple, ni de lejos, esas expectativas", sino que "más bien es un intento para desmovilizar a las personas pensionistas y al resto de organizaciones y personas que están saliendo a la calle".

"También llama la atención que se pretenda hacer creer que retrasar la entrada del factor de sostenibilidad cuatro años sea una buena noticia. No lo es porque se mantiene y eso es muy grave", advierte.

155

Por otro lado, recuerda que el PNV "ha venido repitiendo en innumerables ocasiones que no había nada que hablar y negociar con Rajoy mientras el artículo 155 estuviese en vigor" en Cataluña, e, "incluso, en la misma mañana en que se hizo público el acuerdo alcanzado entre el PNV y Rajoy insistían en eso".

"¿Es admisible decir una cosa y hacer lo contrario? Solo es admisible si se acepta que la política se basa en el engaño y en la mentira. Y eso es muy malo porque desacredita la política, sumergida ella misma en una gran 'fake new'", concluye.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.