La detención corrió a cargo de los agentes que formaban parte del dispositivo de protección permanente asignada a la víctima, calificada como de "riesgo extremo", según han informado fuentes policiales.

Los agentes sorprendieron al hombre mientras esperaba a su expareja, de la que sabía que acudía allí para hacer la compra. Víctima de malos tratos, la mujer presentó una denuncia en la Comisaría Provincial de Ávila, donde se apreció grave riesgo para su vida, por lo que se calificó un "nivel de riesgo extremo".

Esta valoración extrema supone que, desde ese instante, la Policía Nacional adopta una serie de medidas, entre las que se encuentra la protección de la víctima durante las 24 horas.

Tras la correspondiente tramitación de diligencias, el detenido fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción y Primera Instancia número 2 de Ávila, quien decretó su ingreso en prisión.

Consulta aquí más noticias de Ávila.