Vista aérea de Cabrera
Vista aérea de Cabrera CAIB - Archivo

Una vez recogido el dispositivo, y comprobado que ha almacenado de forma correcta los datos, se procederá al procesado de la señal acústica para la obtención de métricas de niveles de ruido ambiental en un entorno como Cabrera, según ha informado el Instituto Español de Oceanografía (IEO) en una nota de prensa.

El fondeo forma parte de uno de los tres proyectos piloto que se llevan a cabo en Malta, Creta y Cabrera en el seno del proyecto europeo 'QuietMED'.

El objetivo principal de esta acción piloto ha sido estudiar el sonido producido por el mar en una posición donde el sonido monitorizado se considera de 'categoría A', debido a la poca presencia de actividad humana.

De este modo es posible establecer el ruido habitual de esta zona, así como detectar, mediante un procesado óptimo, qué tipos de ruidos se han producido durante el periodo de fondeo.

Con esto buscan descubrir qué ruidos y en qué porcentaje contribuyen a que el mar Mediterráneo sea un entorno controlado, donde el ruido ambiental no supere unos límites máximos y así, la flora y fauna puedan desarrollarse correctamente sin que la actividad humana rompa este equilibrio.

La investigación servirá como base para determinar los umbrales necesarios para el Buen Estado Ambiental dentro de las Estrategias Marinas.

Además, a través de este proyecto se espera obtener resultados de aplicación práctica -para mejorar de la metodología para establecer registros nacionales de ruido y desarrollar un mapa de puntos de referencia de fuentes de ruido, que después podrá utilizarse en la gestión de entornos marinos-.

El proyecto QuietMED cuenta con financiación de la Dirección General de Medioambiente de la Comisión Europea y está formado por un consorcio de ocho socios coordinados por el Centro Tecnológico Naval y del Mar (CTN), entre ellos el IEO a través del Centro Oceanográfico de Baleares.