Olivas comparece en Les Corts
Olivas comparece en Les Corts INMA CABALLE/CORTS

El expresidente de la Generalitat José Luis Olivas ha asegurado este jueves que la decisión del gobierno valenciano de avalar las obras de ampliación de Feria Valencia fue "política" pero "con contenido económico" y con el respaldo social, ya que era "necesario" impulsar esta institución y eran conscientes de que no podría conseguir la financiación por sí misma. "En esto no se ganaba ni se perdía un voto, era simplemente apostar por una institución económica básica o dejarla languidecer, morir", ha señalado.

Olivas -que fue 'president' entre 2002 y 2003 tras haber ocupado los cargos de conseller de Economía y Vicepresidente- ha comparecido en la comisión de investigación de Les Corts que investiga la gestión de Feria Valencia y ha explicado que siendo conseller se produjo un debate en las organizaciones empresariales, Cámara de comercio y sindicatos sobre el futuro de la feria ante la pujanza de Madrid y Barcelona.

Así, tenían que decidir, ha dicho, si apostar por mejorar las instalaciones o "dejarla morir" y que se fueran los certámenes más importantes para acabar "convirtiéndose en un recinto de banquetes o de festivales". Tras un debate que duró "muchos meses, por no decir algún año que otro", se optó por apostar por la feria, que era "uno de los buques insignia de la Comunitat Valenciana en España" e incluso se planteó si sacarla fuera del término municipal de València, a lo que la entonces alcaldesa, Rita Barberá, se opuso "radicalmente" y se desestimó.

"Entendíamos que generaba, y genera, muchos puestos de trabajo y muchos recursos para la Comunitat",

ha incidido Olivas, que ha remarcado que no se trataba de una cuestión electoralista sino porque se consideraba que "era bueno para la sociedad".

NO SE PODRÍA HABER HECHO SIN APOYO DE LA GENERALITAT

Olivas ha incidido en que si se quería ejecutar esa ampliación, que "era una decisión política, pero también del conjunto de la sociedad valenciana", dado que el PSPV tampoco se opuso en su momento, no había para el Ejecutivo valenciano "otra opción que avalar". "Todos éramos conscientes de que sin soporte económico de la Generalitat la feria no se podría haber ampliado", ha dicho.

El aval se materializó en 2002 y fueron siempre conscientes, o al menos él sí, de que "la feria por sí misma no iba a generar recursos en su cuenta de resultados para pagar la ampliación, eso era evidente", y la Generalitat "iba a tener que hacer frente a un coste de la inversión".

No obstante, ha indicado que cuando la administración toma una decisión como esta no sólo se fija en la viabilidad económica, sino que confluyen otro tipo de variables: "A lo mejor ustedes -dirigiéndose al Botànic no hubieran tomado la decisión de reabrir la televisión desde el punto de vista de la rentabilidad económica".

Por ello, Olivas ha insistido en que se sabía de la necesidad de esa ampliación para la supervivencia de la feria y si no se hubiera acometido, probablemente en lugar de estar hoy en esta comisión estarían lamentándose porque no habría recinto ferial. "Está muy bien la comisión de investigación, pero son decisiones que se toman en un momento, en unas circunstancias y con unos hechos concretos".

"HABÍA UN CONTROL POLÍTICO"

También ha asegurado que "había un control político" porque responsables de la Generalitat ocupaban cargos en la comisión permanente de la feria y, además, la Generalitat no iba a pagar una parte de la amortización "si no ha comprobado que esas obras se han hecho" y tras decisiones "legítimamente adoptadas" aunque puedan considerarse "más acertadas o menos", un hecho que es subjetivo.

"Había un conseller, que es el responsable inmediato directo de las relaciones con la feria" y que tenía conocimiento puntual de cómo se estaban haciendo las cosas, ha dicho.

Los diputados de PSPV, Compromís y Podemos han asegurado a Olivas que no se cuestiona esa decisión, sino cómo se avaló "sin plan de viabilidad, ni de marketing, simplemente con proyecciones", y el socialista David Cerdán ha lamentado: "Tenemos la sensación de que estamos buscando quién robó la crema del supermercado y no lo encontramos".

El expresidente ha explicado que en la primera ampliación, que es de la que puede hablar porque tenía responsabilidad, había documentos que avalaban la necesidad de la ampliación, no se tomó de forma arbitraria, y conscientes de las dificultades de la financiación, se optó por una ampliación "más moderada, para intentar salir del paso, mantener el nivel". El presupuesto inicial fue de 290 millones, que después ascendió a 325 y acabó en 587 millones tras la segunda ampliación.

DECISIÓN CON DATOS Y CIFRAS

Ha admitido que "probablemente" se podría haber tomado desde el principio una opción "más transparente" de llegar a un nivel concreto más elevado que no hubiera hecho necesaria la segunda intervención pero ha indicado que "en su momento hubo resistencia, costó, porque era embarcarse en una inversión que nos daba cierto miedo y teníamos ciertos reparos". "Datos se tenían, cifras se tenían, la comparación con otras ferias se conocía, visitas a ferias se hicieron para ver el desarrollo, los servicios que prestaba, infraestructuras, accesos", ha detallado.

Preguntado sobre los sobrecostes, ha indicado que no tiene elementos de juicio para decir si los hubo o no, pero ha señalado que "es todo muy relativo" porque hay decisiones que se toman y "provocan el aumento del gasto sobre la marcha". "Es como cuando haces reforma en casa y tienes que tirar un tabique que no pensabas tirar, es un sobrecoste, pero es un sobrecoste necesario".

Cuestionado sobre si cree que los valencianos merecen cargar con esta inversión, ha señalado que "la sociedad valenciana tiene cada cuatro años la oportunidad de elegir a sus

representantes" y cuando lo hacen muestran su conformidad o no con lo que han hecho.

"ESTOY SATISFECHO"

"Estoy satisfecho de las decisiones que se tomaron en su momento, tenemos el defecto de flagelarnos mucho, tenemos motivos para estar orgullosos", ha dicho, para destacar que la inversión en la ampliación "es rentable porque ha sido capaz de provocar transacciones mercantiles durante la actividad ferial. Esa es la rentabilidad que se busca en una feria y sí que la tuvo, sí que mejoró".

El 'popular' Rubén Ibáñez ha criticado esta "pasarela pública llamada comisión de investigación", asegurando que Olivas acude "por el morbo" y ha criticado que hay "quienes le recomiendan determinadas cremas y lo que necesitan es tila porque todavía buscan facturas de cómo se financiaron".

"Yo creo que, básicamente se hicieron las cosas bien", ha dicho, y la decisión de ampliar la feria fue una decisión acertada de la que yo me siento orgulloso, nos sentimos orgullosos todos los que formamos parte del gobierno de la Generalitat entonces, y es un orgullo para València y para los valencianos", ha concluido al salir de la comisión.

Consulta aquí más noticias de Valencia.