Fachada del Ayuntamiento de Palma
Fachada del Ayuntamiento de Palma Europa Press - Archivo

En esta línea, el presidente de Fevitur, Tolo Gomila, ha manifestado en un comunicado que esta situación "denota la más absoluta animadversión hacia el turismo y hacia la economía", así como la "incapacidad de gestión de una minoría radicalizada que por juegos de equilibrio parlamentario tiene responsabilidad en el gobierno municipal".

Desde Fevitur han expresado que "se está estudiando adoptar medidas legales ante los posibles indicios de prevaricación administrativa en todo el proceso".

En este sentido, han declarado que no se está "frente a una regulación", sino que se está "frente a una prohibición que empobrece la

ciudad", ha insistido Gomila, quien ha lamentado "las consecuencias adversas de la iniciativa para la pequeña y mediana empresa y el comercio de la capital balear", así como un "claro lastre para la desestacionalización tantas veces promulgada por el ejecutivo y tan poco practicada".

Finalmente, la patronal estatal de las viviendas turísticas vacacionales ha recordado las "sentencias favorables de Oviedo, Barcelona, Madrid, Valencia, Canarias o Berlín", en relación con otras regulaciones "mucho menos restrictivas de lo que se propone en Palma" y espera que en el caso de la capital balear "también será derogada".