Pedro Quevedo
Pedro Quevedo, diputado de Nueva Canarias en el Congreso. Europa Press - Archivo

El diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, rompió este jueves el empate en la votación de presupuestos al votar en contra de las enmiendas a la totalidad al proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2018, que continúan ahora su tramitación en el Congreso.

Quevedo, que había anunciado que votaría a favor de esas enmiendas, votó finalmente en contra "por equivocación", lo que ha permitido que las cuentas públicas pasen su primer examen sin necesidad de repetir la votación, al romper el empate previsto inicialmente a 175 votos.

Según Quevedo, el error se debió a su compañero de escaño, el representante de Foro Asturias, Isidro Martínez Oblanca. El diputado canario, dijo a los periodistas en los pasillos de la Cámara Baja, había pulsado el botón a favor de las enmiendas, pero Oblanca pensó que se estaba equivocando y le cambió el sentido de su voto.

"Menudo disgusto", comentó Quevedo, que dijo que Oblanca actuó "con toda la buena fe". "Menos mal que no ha pasado nada", agregó un Quevedo visiblemente nervioso y que salió en todo momento en defensa del diputado de Foro porque está "destrozado" y porque en su actuación no hubo mala fe. De hecho, ha comentado que le ha pedido disculpas "de todas las formas posibles".

"Me ha intentado ayudar. No fue a votar por mi, sino a intentar arreglar lo que él suponía que era un error mío. No tenía ninguna intención. Es una cosa un poco absurda. Siento que la noticia tenga que ser esto", dijo Quevedo.

De su lado, Martínez Oblanca pidió "disculpas" por lo sucedido. "Al creer que estaba equivocándose y con la mejor intención, le he inducido a cometer un error en la votación", explicó, admitiendo que actuó de una forma "absolutamente desafortunada". "Confío en que este tipo de cosas no vuelvan a suceder", zanjó.

En todo caso, Quevedo dejó claro que su voto inicial, antes de que el diputado de Foro Asturias lo cambiara, era a favor de la devolución de las cuentas, con las que no están de acuerdo, como lo evidenció este miércoles en el hemiciclo con un discurso que, a su juicio, fue "suficientemente duro y claro".

El diputado de Nueva Canarias, quien ha apuntado que su partido lleva seis años peleando contra las políticas del PP, ha negado que su error pueda ser un "augurio" de un eventual apoyo al Gobierno durante la fase de enmiendas parciales a los Presupuestos, como ocurrió con las cuentas de 2017. De entrada, ha avanzado que este viernes NC registrara en torno a unas 70 enmiendas.

"En los augurios no creo, sino en las negociaciones. La otra vez pudo fructificar después de un esfuerzo enorme y, en está ocasión, debe ocurrir lo mismo", indicó, apuntando las líneas por las que debe transitar las negociaciones con el Gobierno. En concreto, destacó la necesidad de hacer una aportación "significativa" a la lucha contra la pobreza, de que se corrija la partida "insuficiente" en la lucha contra la violencia machista o la conectividad canaria con el resto del Estado, entre otras cuestiones.

El de este jueves era el primer trámite que debían superar las cuentas del Gobierno. Seis partidos habían presentado enmiendas a la totalidad, que se votan en bloque. De haberse aprobado las enmiendas, la Cámara habría devuelto los PGE al Ejecutivo, y no se habrían podido seguir tramitando.

En principio, Quevedo iba a votar a favor de las enmiendas y en contra del proyecto del Gobierno. En ese escenario, lo previsible es que votasen a favor 175 diputados (PP, Ciudadanos, PNV, Coalición Canaria) y otros 175 votos en contra (el resto de partidos).

En caso de empate, se tendría que haber votado de nuevo una segunda y una tercera vez. Si el equilibrio a 175 hubiera persistido, las enmiendas hubieran decaído en esa tercera votación. Sin embargo, el "despiste" de Quevedo ha agilizado los trámites: ya en la primera votacion, las enmiendas se han rechazado y los presupuestos han seguido adelante.