En este curso se ha añadido una nueva modalidad con la que los estudiantes de los centros educativos próximos a las pistas han podido disfrutar de la experiencia y volver a dormir a casa.

La responsable provincial de Cultura, Berta Fernández, ha resaltado la satisfacción de los valles y estaciones por la ampliación en todas las vertientes de una campaña que consideran un "incentivo económico" y una "fábrica de esquiadores". Fernández ha hecho referencia a que esta actividad, integrada en el currículo educativo, proporciona a los escolares "el primer contacto con el deporte blanco y conocer más de cerca el entorno natural, algo que nos parece fundamental".

En esta edición, la responsable de Cultura de la DPH ha señalado "ampliación de la campaña en todas las vertientes" hasta conseguir "acercarla a los chavales de todo el territorio y que todos los valles con estaciones tengan la misma oportunidad entre los futuros esquiadores".

Escolares de entre 10 y 18 años de una treintena de centros educativos que tienen más lejos la práctica del esquí han tenido la oportunidad de pasar cinco días y otras tantas noches en una de las comarcas pirenaicas y, a diferencia de años anteriores cuando la campaña se centraba únicamente en la estación de Panticosa, por segunda vez consecutiva los cursos de esquí para los más de 1.400 participantes se han desarrollado de forma simultánea también en las pistas de Aramón Cerler, Formigal, y en Candanchú y Astún.

A estos se han unido esta temporada otros 1.800 estudiantes del Pirineo, fundamentalmente de Alto Gállego y Jacetania, quienes han podido disfrutar como novedad de estas actividades, volviendo a dormir a sus casas con el acuerdo entre la DPH y comarcas de montaña.

Esta ampliación ha sido posible por el incremento en un 27 por ciento del presupuesto de la DPH para este programa, que ha alcanzado la cifra de 190.000 euros, permitiendo a la vez a los centros rebajar en 100 euros el precio que debe abonar cada niño.

Consulta aquí más noticias de Huesca.