La Manada en el juicio
Los integrantes de 'La Manada' en el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Navarra. CARLOS RIVAHERRERA

De ellos se ha dicho que son "verdaderos imbéciles", "primarios", pero "buenos hijos". Esos fueron los calificativos que seleccionó uno de los abogados de los cinco miembros de La Manada —nombre de WhatsApp de un grupo de cinco sevillanos que presuntamente violaron a una joven en los Sanfermines de 2016— en el último juicio que tuvo lugar en la Audiencia de Navarra.

De aquello han pasado cinco largos meses y este jueves, por fin, se ha conocido la sentencia de uno de los juicios más mediáticos en España, que además ha llegado con cierto retraso por disensiones y discrepancias entre los tres miembros del tribunal.

La Fiscalía reclama para ellos 22 años y 10 meses de prisión por agresión sexual, intimidación y robo con fuerza por llevarse el móvil de la chica, además de una indemnización de 100.000 euros por daño moral ocasionado. Pero ¿a quién se juzga exactamente?

Estos son los miembros de La Manada

José Ángel Prenda

El cabecilla del grupo es José Ángel Prenda, de 29 años, perteneciente a los Biris (formación ultra del Sevilla) y el primero que tuvo contacto con la joven aquel 7 de julio. En su currículum destacan unos antecedentes que se remontan al 2011, cuando fue condenado a dos años de cárcel por un delito de robo con fuerza en Huelva. Su paso por la prisión preventiva le ha valido para perder una treintena de kilos y dejar atrás el mote "el gordito tatuado".

Ángel Boza

El menos mediático y el más joven del grupo es Ángel Boza, de 26 años. Su edad siempre fue una de las bromas recurrentes del grupo, cuyos miembros le retaban a pasar pruebas para acceder a La Manada. Los Sanfermines de 2016 eran como un ritual de iniciación para él. En el juicio de noviembre mostró el perfil más bajo de todos: vista perdida, rostro tapado con las manos... Era, sin duda, el más afectado de todos. Fue el único que, en su turno de última palabra, se declaró inocente, dijo confiar en la justicia y pidió que todo esto se acabara "cuanto antes".

Jesús Escudero

El paso por la prisión preventiva de Jesús Escudero, también conocido como el peluquero puesto que se dedica a ello en el barrio de Triana, no ha hecho tanta mella en él como en sus compañeros. Su aspecto seguía en noviembre, después de pasar 16 meses en prisión, casi igual que un año y medio antes: perilla en el rostro y gomina en el pelo para moldearlo.

Antonio Guerrero

Antonio Guerrero, Guardia Civil de profesión. Él fue una pieza clave en el juicio: es el autor de los vídeos que se grabaron con su móvil en el interior del portal en el que se cometieron los supuestos abusos a la chica y además fue quien se llevó "por avaricia" el móvil de la joven. "Mientras estaban realizando las relaciones sexuales yo vi una riñonera en el suelo y la cogí, la registré y vi un móvil. Le quité la carcasa, la tarjeta SIM y la tarjeta de memoria y me lo guardé", declaró en el juicio de noviembre. Es también quien dijo una de las frases más polémicas durante aquella vista: "Ella disfrutó más que yo".

Alfonso Jesús Cabezuelo

Alfonso Jesús Cabezuelo es el mayor de todos ellos (1988) y el militar del grupo. Entró en las Fuerzas Armadas a los 20 años y trabajó en la Unidad Militar de Emergencia (UME) de la Morón de la Frontera hasta que se le acusó de violación. Como Jesús, también tiene tatuado un lobo símbolo de La Manada. Él es protagonista, también junto a sus compañeros (salvo Prenda), de un vídeo grabado en Pozoblanco en el que se ve cómo abusa de otra joven.