Ni siquiera una Semana Santa madrugadora ha logrado evitar que el mercado laboral español haya mostrado su peor arranque de curso de los cinco últimos años. El primer trimestre de la Encuesta de Población Activa publicada este jueves por el INE no es nada positivo.

El aumento de 29.400 parados en estos tres primeros meses ha sido el mayor desde 2013 y la destrucción de 124.100 empleos es la más acusada desde 2014. Ambos datos empeoran incluso las cifras del año anterior —cuando la Pascua caía en abril y no contabilizaba aún el efecto laboral de las vacaciones de primavera— y dejan una España con 3.796.100 desempleados (una tasa del 16,7%) y con 18.874.200 ocupados.

La pérdida de ocupación pudo ser peor si no llega a ser por el impulso de las Administraciones. Los empleadores privados  recortaron 155.200 puestos el primer trimestre, mientras que los públicos han amortiguado esa caída con 31.000 nuevas posiciones que elevan los funcionarios a 3.105.800, su máximo desde 2012. El Gobierno le quita hierro a los datos. "Reflejan lo que sucede todos los años en este período", dice la secretaria de Estado de Economía, Irene Garrido.

 

"Mientras sube el paro, el Gobierno quiere reducir la prestación", denuncia Mª Carmen Barrera, responsable de Políticas de Empleo de UGT, en referencia al plan del Gobierno de unificar las prestaciones a los parados en una solo ayuda y que, para algunos colectivos, supondría reducir su prestación en 42 meses. Un plan que además se produce, dice Barrera, cuando las ayudas no están llegando ni al 60% de los desempleados.

"Exigimos al Gobierno rectificar sus Presupuestos para que apuesten por el empleo de calidad, por unos salarios mayores y por aumentar la protección de los desempleados porque la desigualdad y la pobreza en nuestro país sigue creciendo", zanja Barrera. "La recuperación que nos vende el Gobierno no deja de ser humo, ha aumentado la pobreza porque el número de hogares que tiene a todos sus miembros en paro ha crecido a 1.241.800", añade Lola Santillana, de CC OO.

Récord histórico: más de 16 millones de inactivos

Y con todo, los datos más preocupantes proceden la población activa. Si la caída de ocupados supera el incremento de parados es porque España ha pegado otro mordisco a su población activa. El país contó 94.700 activos menos el primer trimestre (la tasa de actividad baja al 58,46%, su nivel más bajo de los últimos 12 años) y suma ya más de 16 millones de inactivos por primera vez en la historia.

¿Qué son los inactivos? Básicamente, los mayores de 16 años que no son activos. Es decir, los que ni están ocupados ni están parados en busca de empleo. En ese  grupo que suma ya 16.109.500 personas se incluyen, por lo tanto, jubilados, incapacitados, estudiantes o amas de casa... y es ya más numeroso incluso que el conjunto de asalariados del país (15.792.200).

Según el INE, el flujo de salida de la ocupación a la inactividad de los mayores de 60 años es de 99.300 personas este trimestre, unos 5.500 más que en el primer trimestre de 2017. En cambio, los menores de 25 años que pasan de inactivos a ocupados son 88.500 (igual que hace un año) y se cuentan 72.000 jóvenes activos menos (una caída del -4,8%).

Todo un palo para el mantenimiento de las pensiones cuyo gasto marca niveles récord cada año. España se enfrenta a todo un reto demográfico. Hace 15 años, dentro del grupo de inactivos, había 4,5 millones de jubilados y 2,9 millones de estudiantes. Desde entonces el número de jubilados se ha incrementado un 39%.... mientras que el de alumnos que deben incorporarse en breve al mercado laboral ha encogido en un 4,3%.

Los otros datos del paro

  • La mitad de los parados son de larga duración. Hasta 1.889.700 personas llevan buscando empleo desde hace más de un año, es decir, el 49,78% de todos ellos. "Supone la mitad de los desempleados, pero es que además el 36% lleva más de dos años buscando empleo", lamenta Barrera.
  • La tasa de paro juvenil baja al 36,3%. Se contaron 42.900 jóvenes desempleados menos en este primer trimestre hasta dejar el saldo en 515.200 a finales de marzo. La tasa de paro de este colectivo es del 36,3%, cinco puntos menos que hace un año.
  • Más ocupados en el campo y en el ladrillo. La recogida de algunos cultivos como la fresa o la aceituna ha elevado el empleo en la agricultura en 13.100 personas y el nuevo empuje del ladrillo ha aportado 8.200 nuevos empleos en la construcción. Por contra, baja la ocupación en Servicios (-110.500) e Industria (-34.900)... aunque estos dos sectores son los que más empleo aportan a lo largo del último año.
  • La ocupación solo aumenta en Madrid y Canarias. Solo la Comunidad de Madrid y Canarias crearon empleo en el primer trimestre a un ritmo del 0,88% y 0,75%, respectivamente. Las mayores destrucciones de empleo, en cambio, se observan en Baleares por el menor impacto del turismo (-6,1%), Castilla-La Mancha (-2,7%) y Murcia (-2,2%).