Cristina Cifuentes.
Cristina Cifuentes durante una rueda de prensa. EUROPA PRESS

Eroski ha mostrado su sorpresa por la difusión este miércoles de un vídeo de 2011 relacionado con un presunto hurto atribuido a la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes en uno de sus antiguos hipermercados, y ha indicado que las grabaciones del sistema de videovigilancia se destruyen automáticamente en un plazo menor de 30 días.

El grupo vasco de distribución ha emitido un comunicado después de que el diario digital Okdiario haya publicado un vídeo de una cámara de seguridad de un supermercado próximo a la Asamblea de Madrid en el que se ve a Cifuentes mostrando sus pertenencias a un vigilante tras, supuestamente, haber sido descubierta robando dos botes de cremas cosméticas.

Con anterioridad, fuentes de Eroski habían señalado que la empresa no dispone de documentación alguna sobre el incidente, ya que el supermercado en el que Cristina Cifuentes fue sorprendida supuestamente robando fue traspasado a otro operador en octubre de ese mismo año.

Asimismo, han asegurado que Eroski siempre ha cumplido estrictamente el protocolo legal por el que ese tipo de imágenes de seguridad deben destruirse al poco tiempo de su grabación, esto es, "en un plazo menor de 30 días".

Así lo ha explicado en un comunicado donde, indica que "dentro del marco legislativo vigente en 2011, las copias de grabaciones de videovigilancia debían ser realizadas exclusivamente dentro de la cadena de custodia garantizada por el servicio de vigilancia contratado".

Tras asegurar que toda la documentación relacionada con temas de seguridad de la tienda citada fue destruida tras su traspaso al nuevo operador, Eroski señala que durante esta mañana sus responsables se han puesto a disposición de las fuerzas y cuerpos de seguridad "a los efectos oportunos".