Una tarta de cumpleaños helada
El oso polar Inuka degusta su "tarta de cumpleaños" unos días antes de su 26 aniversario, que celebrará el 26 de diciembre, en el zoo de Singapur (Singapur). Wallace Woon / EFE

El único oso polar que se conoce que había nacido en el trópico, Inuka, ha muerto este miércoles en Singapur a los 27 años por problemas relacionados con su avanzada edad, anunció el organismo Wildlife Resreves Singapore.

"Con gran pesar, decimos adiós a nuestro querido oso polar Inuka esta mañana. A pesar de los mejores esfuerzos de su equipo veterinario, el estado de Inuka se agravó y se adoptó la decisión, difícil pero necesaria, de no reanimarlo", dijo el citado ente en un comunicado.

Un examen médico efectuado el pasado día 3 confirmó que se había deteriorado acentuadamente la salud de este oso blanco (Ursus maritimus), nacido el 26 de diciembre de 1990 en el Zoo de Singapur, donde lo acogieron como un regalo navideño.

Sus padres fueron Sheba, nacida en cautividad y que llegó a Singapur procedente de un zoológico alemán, y Nanook, nacido en libertad y que acabó en el zoo canadiense Winnipeg antes de emparejarse en la ciudad-Estado.

La esperanza de vida de un oso polar macho en libertad oscila entre 15 y 18 años.