Hamburguesa
Hamburguesa LA GULATECA

Si no lleva carne, no puede llamarse hamburguesa. Ni salchicha, ni bistec, ni cualquier otro preparado que originalmente se hace con carne pero que desde hace ya muchos años se comercializa en versión vegetariana.

Pese a la creciente popularidad de este tipo de productos aptos para quienes siguen una dieta vegetariana o vegana, hace unos días la Asamblea Nacional francesa votó a favor de una propuesta del partido de Emmanuel Macron para prohibir el uso de este tipo de denominaciones en los producos del país. Algo que, por cierto, no sólo incluye a las versiones vegetales de los preparados cárninos, sino también a los quesos.

Precisamente hace unos días se presentaba un Camembert vegano que, por lo visto, no ha gustado demasiado a los legisladores galos. Y es que, tal y como recoge la propuesta, este tipo de denominaciones comerciales suponen un reclamo falso para los clientes.

¿Pero de verdad alguien compra una hamburguesa vegetariana sin saber que no lleva carne? Según el impulsor de esta medida, Jean-Baptiste Moreau, el tema es que los productos tienen que ser designados correctamente, y términos como carne o leche están reservados para alimentos de origen animal.

A la espera de saber el calendario previsto para la aplicación de esta normativa y los porcentajes de contenido de carne mínimos exigidos en Francia para poder hablar de hamburguesa, no deja de ser sorprendente que esta norma llegue justo ahora que la denominada carne vegetal -que no se podrá llamar así en Francia, lógicamente- está ganando popularidad en Estados Unidos y recaudando mucho dinero para su desarrollo e investigación.

Incluso McDonalds está lanzando en diferentes países su primera hamburguesa vegana, y las cadenas de pizzas más grandes del mundo ya ofrecen queso vegano entre sus ingredientes.