La mitad de la población masculina asegura que nunca ha tenido comportamientos de tipo micromachista con una mujer, según revela el informe sociológico Ulises, que la empresa MyWord realiza trimestralmente para 20minutos.

A raíz de las movilizaciones del movimiento internacional #MeToo, así como del 8 de marzo en España, hay hombres que están compartiendo en sus entornos y por redes sociales autocríticas sobre los comportamientos machistas que pueden haber tenido en alguna ocasión con las mujeres.

Preguntados directamente por una decena de situaciones en las que de forma más o menos sutil los varones dejan en situación de inferioridad a las mujeres, el estudio revela que el 50% considera que nunca ha protagonizado ninguna.

El micromachismo en el que más confiesan haber incurrido los hombres, el 24,1% de los encuestados, casi uno de cada cuatro, es el de no intervenir cuando escuchan comentarios machistas hacia una mujer. Son los votantes de Unidos Podemos (41,4%) y los jóvenes (el 36,4% de los que tienen entre 25 y 34 años) los que más lo reconocen.

Casi uno de cada cinco (17,95%) confiesa que en algún momento ha asumido que una mujer "tiene que cuidarse, ir arreglada o ser femenina" y que ha pensado que una mujer, por el hecho de serlo, tiene más responsabilidad en el cuidado de los hijos y de los padres, así como de los dependientes (16,7%). En ambos casos, son los votantes del PP (36,2% y 24,1%, respectivamente) y los mayores de 65 años (26% y 26,9%, respectivamente) los que más declaran haber tenido estas ideas.

Resulta llamativo que uno de cada diez hombres (12,4%) confiesa que en convivencia con una mujer ha aludido a que "ayuda" en las tareas del hogar, como fórmula para descartar participar en igualdad de la corresponsabilidad doméstica. Máxime cuando al menos el 40% de las mujeres opina que esto es así.

Son una pequeña minoría (8,8%) los que dicen haber juzgado o criticado a una mujer por su vida sexual (la tasa se eleva hasta el 19,4%, eso sí, en el caso de los varones de entre 25 y 34 años) y los que admiten hacer comentarios a una mujer desconocida por su físico en la calle o en espacios públicos sin venir a cuento (8,6%).

Menos del 5% de los hombres reconoce haber dado por hecho que una mujer tiene que tener pareja y/o hijos (4%), haber asumido en reuniones que un hombre tiene un cargo superior al de una mujer allí presente (3,4%) o no haberle dejado hablar, haberla interrumpido o haber usado un tono paternalista (3,4%), el conocido 'mansplaining'. Son los menores de 25 años los que llamativamente confiesan más las dos primeras situaciones (16,2 y 11,3%, respectivamente); los mayores de 64, sin embargo, son los que más admiten que interrumpen y dan lecciones a las mujeres (7%).