Protesta frente al juicio a La Manada en Pamplona
Protesta frente al juicio a La Manada en Pamplona, en una imagen de archivo. Jesún Diges / EFE

ACTUALIZACIÓN | La sentencia del caso de La Manada en Sanfermines ha sido conocida este jueves 26 de abril: los cinco miembros, condenados por abuso sexual continuado a 9 años cada uno y absueltos de agresión sexual.

Así, cuando quedan apenas horas para que el presidente de la sección segunda de la Audiencia de Navarra, José Francisco Cobo, lea publicamente el fallo, el debate abierto es el de si, finalmente, los cinco sevillanos serán condenados por el delito principal de agresión sexual, por abusos sexuales o si serán absueltos.

En las últimas horas cobra fuerza la idea de que la sentencia será condenatoria para el grupo que se autodenominaba en sus chats de whatsapp como La Manada.

Los juristas consultados argumentan que no se esperan una absolución total, debido a que los acusados permanecen en prisión provisional desde que fueron detenidos la mañana siguiente de los hechos, el 7 de julio de 2016. Y a que el tribunal en al menos tres ocasiones les ha negado la salida de la cárcel.

También refuerza esta sospecha el rumor compartido de que la sentencia contará con un voto particular, en concreto el del magistrado Ricardo González. Este juez es el que desde el principio habría mostrado su disparidad de criterio con sus compañeros de tribunal, incluso respecto a la decisión de mantener a los acusados encarcelados. También es el que esgrimió durante las sesiones a puerta cerrada del proceso que tal vez los acusados no pudieron saber que la denunciante no consentía las relaciones sexuales.

La posibilidad que 'temen' ahora las partes contrarias, tanto la defensa como la acusación, es que el fallo definitivo tire por la calle de enmedio. Es decir, que, tal y como permite la jurisdicción penal, la Audiencia de Navarra califique los hechos con un tipo distinto del que solicitaron las partes.

Así, lo que podría ocurrir es que en lugar de considerar probada la agresión sexual (la antigua violación), que exige intimidación y/o violencia, se rebaje el tipo delictivo a "abuso sexual". Y entonces les impongan, como pone de ejemplo un letrado de la causa, alrededor de 7 a 10 años de prisión, en lugar de los más de 22 años que solicita la Fiscalía, o de los 25 de la acusación particular.

En varios ámbitos consideran esta posibilidad como "muy real", y anticiparía una sentencia "controvertida" que, como dicen varias fuentes, permitiría una salida al Tribunal, pero dejaría "a todos descontentos". E incluso pudiera motivar la interposición de recursos a esta sentencia por ambas partes.

La Fiscalía consideraba probada la agresión sexual grupal, delito por el que pedía a los cinco acusados 18 años de prisión. Además de los dos años y diez meses por las grabaciones y dos años por robo del teléfono.

La clave estará en las argumentaciones, en los fundamentos de derecho, que definirán si se consideran probado la violencia, la intimidación y la falta de consenso. Y también en si finalmente la sentencia tiene un voto particular, el sentido y la fundamentación del mismo.

Los acusados no estarán presentes

El TSJN ha explicado en un comunicado de prensa este martes que proporcionará señal institucional de audio y vídeo de la lectura del fallo.

Los cinco acusados se sabe ya que no estarán presentes en la sala durante la lectura pública del fallo de la sentencia. Sí ha confirmado su asistencia el letrado que representa a cuatro de ellos, Agustín Martínez Becerra, quién ha podido hablar recientemente con uno de ellos por teléfono, con el militar Alfonso Jesús C. E., del que dice espera "con mucha tensión" la decisión de los jueces.

En la sala 102 del Palacio de Justicia de Pamplona, tampoco estarán este jueves los abogados de la joven denunciante. Prefieren evitar las aglomeraciones y enviar a un procurador a recoger la sentencia en mano. La acusación ya ha anticipado, sin embargo, que cualquier condena que sea inferior a 19 o a 20 años la considerarían una derrota.