Margarita Robles, portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, este martes.
Margarita Robles, portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados. EFE

Nuevo capítulo en la batalla que libran la oposición y el Gobierno en el Congreso de los Diputados. La Mesa de la Cámara Baja acordó este martes solicitar un escrito a los servicios jurídicos para que aclaren si puede reconsiderar, en bloque y con efectos retroactivos, los 57 vetos presentados por el Ejecutivo a proposiciones de ley de los grupos y las comunidades autónomas esta legislatura. Esos vetos, que a juicio de la oposición han bloqueado la acción legislativa en el Congreso, son motivo de permanente enfrentamiento, especialmente entre Rajoy y PSOE y Unidos Podemos, que habían solicitado su reconsideración.

La pasada semana, el Tribunal Constitucional (TC) asestó un varapalo al Gobierno al señalar que la facultad de veto, recogida en el artículo 134.6 de la Constitución, tiene sus límites. En concreto, el tribunal de garantías estableció que el Ejecutivo solo puede impedir que se tramiten normas que afecten a ingresos o gastos recogidos en el presupuesto vigente, y siempre que lo haga de forma motivada. El Gobierno, sin embargo, no puede vetar iniciativas que se refieran a presupuestos futuros. El TC, además, reconoció a la Mesa la capacidad de levantar los vetos insuficientemente justificados.

Según fuentes parlamentarias que cita la Agencia EFE, en su reunión de este martes la Mesa también decidió solicitar al Gobierno que amplíe sus argumentos para justificar dos vetos que había remitido al Congreso para bloquear la tramitación –y, por tanto, impedir su debate y posible aprobación– de dos iniciativas del PSOE y el PDeCAT, que proponían, respectivamente, subir las pensiones con el IPC. Hasta ahora, y salvo en dos ocasiones, los representantes de PP y Cs en la Mesa, que suman mayoría frente a los de PSOE y Unidos Podemos, habían aceptado los vetos del Ejecutivo, y sin requerir más información en la mayoría de casos.

Tras conocer la resolución del TC, la portavoz socialista en el Congreso, Margarita Robles, dijo que se trata de "un golpe duro al Gobierno" que "permitirá que en esta legislatura no haya un veto sistemático al trámite parlamentario". "Para el Gobierno de Rajoy es un correctivo muy importante que el TC le haya dicho que no tiene razón" ahondó. Irene Montero, portavoz de Unidos Podemos, se mostró esperanzada por la posibilidad de que no se sigan impidiendo debates en la Cámara Baja, como ha venido sucediendo a lo largo de la legislatura. De hecho, ningún Gobierno había recurrido tanto a la facultad de veto como el de Rajoy.