Cartel anunciador del acto de disolución de ETA el 4 de mayo en Kanbo (Francia)
Cartel anunciador del acto de disolución de ETA el 4 de mayo en Kanbo (Francia) EUROPA PRESS

El acto de escenificación de la disolución de ETA, que contará con representantes institucionales, políticos, sociales y personalidades internacionales, se celebrará el próximo día 4 de mayo en la localidad vasco francesa de Cambo-les-Bains, cercana a Baiona, situada en el Departamento de Pirineos Atlánticos, en la región de Aquitania.

Han sido el llamado Grupo Internacional de Contacto y las organizaciones civiles Bake Bidea y el Foro Social Permanente quienes han anunciado este lunes la celebración de un "acto internacional" que será "primordial" para avanzar en la "paz definitiva" en Euskadi.

En la cumbre, que tendrá un formato similar al de la denominada 'Conferencia Internacional de Paz' que se celebró en el Palacio de Aiete de San Sebastián el 17 de octubre de 2011, los participantes en el encuentro consensuarán un breve comunicado, que se leerá en el transcurso del evento. Se prevé que todo ello preceda a la desaparición definitiva de ETA, que la banda hará efectiva a través de una nueva y última declaración.

La cumbre de Cambo-les-Bains será la 'pista de aterrizaje' para que ETA proceda a su final, como en su día fue Aiete para que el 20 de octubre de 2011 la banda declarara su abandono de su actividad. El 10 de enero de ese años había emitido un comunicado en el que anunció su decisión de declarar un alto el fuego "permanente, general y verificable", que había sido acogido con escepticismo.

Estragos del grupo terrorista

Han transcurrido más de seis años desde que ETA desistiera de forma definitiva de la violencia y más de uno desde que formalizara, en un acto celebrado en Baiona, su desarme (el 8 de abril de 2017), en el que entregó, en ocho depósitos enterrados en Francia, 120 armas y tres toneladas de explosivos.

La disolución de ETA se producirá prácticamente un mes antes de que se cumpla el 50 aniversario del primer crimen de ETA, el del guardia civil José Antonio Pardines Arcay, al que asesinó el 7 de junio de 1968, cuando regulaba el tráfico en la carretera N-1, a la altura de Billabona (Gipuzkoa).

La banda, que nació el 31 de julio de 1959 bajo el nombre de 'Euskadi Ta Askatasuna (Euskadi y Libertad)', deja un historial de 826 víctimas mortales -más de 300 de los crímenes están sin esclarecer-, casi un centenar de secuestrados y miles de extorsionados.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.