El exconseller Toni Comín (ERC) solicita delegar su voto en los plenos del Parlament

Toni Comín (Archivo)
Toni Comín (Archivo)
Europa Press - Archivo

El exconseller y diputado de ERC Toni Comín, que se encuentra en Bélgica pendiente de saber si es extraditado o no en virtud de la euroorden impulsada por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, ha solicitado este lunes a la Mesa del Parlament delegar su voto en el Parlament a partir del próximo pleno, que se celebra este miércoles.

Comín era el único diputado del Parlament que vive en el extranjero, en Bruselas, que todavía no había pedido la delegación de voto: el último en hacerlo fue Carles Puigdemont (JxCat).

La Mesa, que se reúne este martes a las 10, debe decidir si acepta o deniega la solicitud de Comín, cuyo voto es primordial para garantizar la mayoría de JxCat y ERC en el pleno.

Con la delegación del voto de Comín, JxCAT y ERC ya suman los 68 diputados necesarios para investir un presidente de la Generalitat, sin necesidad de la CUP.

Comín alega que su situación actual lo "incapacita" para asistir a los plenos del Parlament, por lo que delega su voto en el portavoz del grupo parlamentario de ERC, Sergi Sabrià, "durante el tiempo que dure" esta imposibilidad para acudir al hemiciclo.

Mayoría soberanista en la Mesa

Si la Mesa, en la que las fuerzas independentistas disponen de mayoría, acepta la delegación de voto de Comín, como ya ha hecho en el caso del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, JxCat y ERC ya tendrán suficientes votos para investir a un nuevo president sin necesitar el apoyo de la CUP.

A raíz de la euroorden, que condujo a la detención de Puigdemont en Alemania y a los procesos judiciales para valorar si los dirigentes soberanistas reclamados por Llarena y que se encuentran en el extranjero deben ser extraditados a España, JxCat y ERC han reactivado la delegación de voto para sus diputados huidos.

De hecho, en el último pleno, el pasado 5 de abril, Puigdemont ya pudo votar al delegar su voto en la portavoz de JxCat, Elsa Artadi, al igual que los diputados de su grupo que se encuentran en prisión preventiva: Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull.

Ahora es Comín quien solicita el voto delegado a través del portavoz parlamentario de su grupo, como ya pueden hacer los encarcelados Oriol Junqueras y Raül Romeva.

En caso de que sea aceptada la petición de Comín, JxCat y ERC dispondrán plenamente de sus 66 votos en el hemiciclo,lo que aseguraría que una próxima investidura saliera adelante -en segunda votación, por mayoría simple-, sin necesitar más que la abstención de los cuatro diputados de la CUP.

Precisamente, el próximo martes se reúne la Mesa del Parlament, que podría avalar la petición de Comín, antes de que el miércoles se celebre una nueva sesión plenaria para aprobar la convalidación de dos decretos ley firmados por el Gobierno del Estado, sobre la prórroga presupuestaria y sobre la recuperación de una parte de la paga extraordinaria de 2012 por parte del personal del sector público de la Generalitat.

La CUP pide que la investidura vaya acompañada de movilización y "desobediencia"

La CUP, formación antisistema e independentista, es partidaria de que la investidura del presidente de la Generalitat vaya acompañada de movilizaciones ciudadanas y de acciones de "desobediencia pacífica" y considera que las tres cosas deben estar "orquestadas" de forma conjunta.

El portavoz de la CUP en el Parlament, Carles Riera, ha defendido esta "acción conjunta" entre actos institucionales y movilizaciones en la calle en unas declaraciones en la plaza de Catalunya de Barcelona, junto al estand de Òmnium Cultural instalado con motivo de la Diada de Sant Jordi.

Según Riera, la jornada de este lunes "es de alegría y celebración pero también de dolor y de rabia, de lucha y de combate por la persistencia del golpe de Estado que representa el artículo 155, pero también por la represión sobre el pueblo catalán, que va en aumento, lo que conlleva presos políticos y exiliados".

Riera ha reclamado, en sentido, que la diada de Sant Jordi de este año sea "un día de lucha y de combate", lo que pasa, ha dicho, porque "cada rosa y cada libro sea un clamor por la libertad, en contra de la represión y a favor de la república".

Sobre la investidura del presidente de la Generalitat, Riera ha señalado que "la lucha por la democracia y la república conlleva una acción institucional y de soberanía desde nuestras instituciones, una internacionalización del conflicto, y una lucha antirepresiva".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento