Policía Nacional
Imagen de archivo de la Policía Nacional. POLICÍA NACIONAL EN GRANADA

La Fiscalía de Madrid solicita 30 meses de prisión para Alberto G.F., un policía nacional que espiaba a su expareja, también agente de policía, accediendo a la base de datos de la Dirección General de Policía.

En su escrito de conclusiones provisionales, el fiscal solicita que se le condene por un delito continuado de descubrimiento y revelación de secretos. Será juzgado este lunes en la Audiencia Provincial de Madrid.

Según los hechos, el acusado mantuvo una relación sentimental con su ex pareja durante cuatro años que cesó en abril de 2014 fruto de cual tuvieron un hijo.

El acusado, "no asumiendo la ruptura de la relación", entró con su clave durante casi tres años en la base de datos de la Dirección General de Policía para conocer dónde y con quien estaba su mujer.

En concreto, recabó datos de los ficheros donde constan registradas las personas que se encuentran hospedadas en los hoteles. En 2016 llegó a realizar 36 búsquedas en distintos días para averiguar si había estado hospedada en un determinado hotel.

Con esta información enviaba whatsapp a su expareja para dejar entrever cuando hablaban del hijo que tenían en común que sabía dónde estaba y lo que hacía, "lo que generaba a en la perjudicada cierta inquietud".

Consulta aquí más noticias de Madrid.