Crisis de refugiados
Varios refugiados hacen cola para recibir alimentos en el centro de recepción de Moria, en la isla griega de Lesbos. Orestis Panagiotou / EFE

Varias decenas de refugiados resultaron heridos este domingo por la noche en la isla griega de Lesbos al ser atacados por grupos de extrema derecha durante una protesta para exigir que se aceleren sus procedimientos de asilo, informan los medios locales.

Los refugiados, en su mayoría afganos que llevan meses esperando respuesta a su petición de asilo, se habían congregado desde el mediodía en la plaza principal de Mitilene, la capital de Lesbos.

Al caer la tarde, varios centenares de jóvenes de ultraderecha los empezaron a insultar y los atacaron con piedras y palos. Estos lanzaron bengalas y prendieron fuego a contenedores de basura que empujaron hacia la Policía que había formado un cerco en torno a los manifestantes.

Los migrantes se negaron a desalojar la plaza, formaron varios corros para protegerse, en cuyo centro colocaron a mujeres y niños, y se cubrieron con mantas mojadas.

Los ataques fueron escalando y el centro histórico de la ciudad se convirtió en un campo de batalla, según relataron a los medios personas que presenciaron los altercados.

Finalmente, la Policía desalojó la plaza este lunes por la mañana a la fuerza y trasladó uno a uno a los refugiados a autocares que los llevaron al campo de Moria. Este alberga a más de 6.000 personas, más del doble de su capacidad.

Durante la última semana los migrantes habían celebrado ya varias protestas y sentadas en el centro, pero todas transcurrieron sin incidentes.