Atentado suicida con bomba
Desplazan a una víctima herida en el atentado suicida con bomba contra el centro de registro de votantes en Kabul. EFE

El grupo terrorista Estado Islámico ha reivindicado el atentado suicida perpetrado en la manaña de este domingo contra un centro de registro e identificación electoral en Kabul, que ha dejado al menos 52 muertos, según las últimas estimaciones del Ministerio de Salud a la cadena afgana Tolo News, y 112 heridos.

La atribución ha sido transmitida a través de uno de los canales habituales de la organización, su agencia de noticias Amaq.

El centro de registro se encontraba en el barrio de Dasht e Barchi, en el oeste de la capital, y lugar de residencia de muchos integrantes de la minoritaria comunidad chií de los hazara, constante objeto de ataques reivindicados por Estado Islámico - Jorasán, la sección afgana de la organización terrorista.

Aunque las elecciones se celebran en octubre, las autoridades afganas han decidido adelantar varios meses el registro de votantes dada la conflictiva situación de seguridad en el país centroasiático, un factor determinante a la hora de alentar al voto.

El número dos del Gobierno afgano, Abdulá Abdulá, ha condenado enérgicamente el ataque. "Me uno a los afectados por este ataque cobarde. Nuestra determinación de elecciones justas y transparentes continuará y los terroristas no ganarán contra la voluntad del pueblo afgano", ha declarado tras conocer el que se trata del cuarto ataque contra instituciones electorales afganas en lo que va de semana.