Guillermo del Toro
El cineasta mexicano Guillermo del Toro, una de las estrellas internacionales del Festival. GTRES

El cineasta Guillermo del Toro firmó este viernes un acuerdo con DreamWorks Animation por el que escribirá, producirá y dirigirá películas animadas para este estudio, informó el medio especializado The Hollywood Reporter.

Tras el éxito de La forma del agua (ganadora de cuatro Óscar, entre ellos a la mejor película y al mejor director) el realizador mexicano sigue con esta alianza con Dreamworks dando pasos para orientar su futuro, después de que el 3 de abril firmara un acuerdo con Fox Searchlight Pictures por el que esta compañía financiará y distribuirá filmes escritos, producidos o dirigidos por él.

"La animación es una forma de arte que ha influido enormemente en mi trabajo desde mi infancia", señaló Del Toro sobre su alianza con DreamWorks.

"Para mí, es el medio perfecto para dar vida a cualquier idea, sin importar lo excéntrica o salvaje que sea (...) He trabajado con DreamWorks alrededor de diez años y el horizonte solo sigue haciéndose más grande", consideró.

El mexicano se refirió así a su experiencia previa con DreamWorks, compañía con la que ha colaborado, en roles diversos como asesor o productor, en películas como Megamind (2010), Kung Fu Panda 2 (2011), El gato con botas (2011), El origen de los guardianes (2012) y Kung Fu Panda 3 (2016).

Asimismo, Del Toro unió fuerzas con DreamWorks para crear y producir la serie televisiva Trollhunters, que emite la plataforma digital Netflix.

Con cuatro galardones, la cinta de fantasía La forma del agua fue la gran triunfadora de la última edición de los Óscar, que se celebró el pasado 4 de marzo en Los Ángeles (Estados Unidos).

Anteriormente, Del Toro exploró el cine más espectacular con Pacific Rim (2013) y Blade II (2002) y construyó una admirada saga filmográfica por los amantes del cómic con las películas Hellboy (2004) y Hellboy II: El ejército dorado (2008).

Del Toro tampoco renunció a proyectos más personales, desde sus inicios con Cronos (1993) y El espinazo del diablo (2001) hasta coronarse con El laberinto del fauno (2006), que antes del estreno de La forma del agua era su obra más aplaudida.