La variante más virulenta de la gripe aviar, la cepa H5N1, ha sido descubierta en tres cisnes muertos en el condado de Dorset (sur de Inglaterra), según informó el Ministerio de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales (DEFRA).

Con el inicio del mes de enero, el frío provoca que el virus se haga especialmente activo, por lo que su capacidad letal se intensifica, tanto en su variante animal como en la humana.

Víctimas en China y Egipto

El Ministerio de Sanidad de China ha confirmado que un padre de la ciudad china de Nankín (al este del país) que enfermó de gripe aviar a finales de 2007 contrajo el virus "por contacto cercano con su hijo", fallecido de la misma enfermedad el dos de diciembre.

Un padre se ha contagiado por contacto cercano con su hijo
El portavoz del Ministerio, Mao Qunan, confirmó así el que sería el primer contagio confirmado de humano a humano en China, aunque matizó que "no se trata de un virus mutado con capacidad de transmisión de humano a humano" y "no tiene las características biológicas de una transmisión entre seres humanos".
Por su parte el gobierno egipcio ha adoptado un paquete de medidas para frenar la propagación de la enfermedad por causa del contacto con las aves domésticas. En este país se ha producido un preocupante aumento de las muertes, que se ha cobrado la vida de cuatro personas en una semana.

Desde 2003 se han registrado en todo el mundo 348 casos humanos de gripe aviar, de los que 216 murieron en 14 países, según los últimos datos de la OMS.