Dos mujeres de nacionalidad española —una madre de 69 años y su hija, de 43— han sido degolladas por la expareja de la más joven en una vivienda de Vitoria, según han confirmado fuentes del Departamento de Seguridad del Gobierno vasco a 20minutos.es.

El presunto autor de la agresión ha sido detenido tras prender fuego a la vivienda y lanzarse al vacío desde el octavo piso en el que residían ambas mujeres y en el que se había atrincherado. Los bomberos han amortiguado la caída del presunto agrsesor colocando varias colchonetas. 

Los hechos se han producido este viernes en torno a las 11.30 horas en un edificio ubicado en el número 6 de la calle Julián de Arrese, en el barrio de Lakua-Arriaga, al norte de la capital alavesa y donde residen unos 20.000 vecinos del total de 244.000 habitantes que tiene Vitoria. Según fuentes oficiales, la hija ha muerto prácticamente en el acto, mientras que su madre ha fallecido cuando era trasladada al hospital de Txagorritxu de la capital alavesa.

No había denuncias previas

La víctima de 43 años tenía al parecer dos hijos menores que estaban en el colegio cuando ha ocurrido el crimen, el primer asesinato machista de este año en Euskadi y el décimo en España.

Esta mujer no había presentado nunca una denuncia por violencia machista contra su expareja, el presunto autor del doble asesinato, de 46 años.

El presunto autor del crimen ha matado a la mujer más joven, de la que se había separado hace unos meses, y herido de gravedad a su madre, al parecer en el descansillo de la escalera. La hija ha fallecido prácticamente en el acto, mientras que la madre ha sido conducida en una ambulancia al hospital, donde se ha confirmado poco después su muerte.

Prendió fuego y se tiró al vacío

Entre tanto, el agresor se ha atrincherado en el domicilio ubicado en el octavo piso y, cuando la Unidad de Intervención de la Ertzaintza ha entrado en el edificio, ha prendido fuego a la vivienda.

Previamente los bomberos habían colocado una colchoneta en la terraza de la primera planta ya que el hombre había amenazado con tirarse. En torno a las 13.00 horas, cuando ya se veía salir humo por las ventanas del octavo piso, el presunto asesino ha abierto una de ellas, ha salido al exterior y se ha quedado agazapado en la cornisa.

Poco después, ha perdido el equilibrio y ha estado a punto de caer al vacío, pero ha logrado agarrarse al alféizar con una mano. Finalmente ha caído a la terraza donde los bomberos habían colocado una colchoneta que ha amortiguado el golpe.

Tras el impacto, ha sido introducido en una ambulancia para ser trasladado a un hospital en calidad de detenido, escoltado por dos coches patrulla de la Ertzaintza.

Conmoción en Vitoria por el crimen

El suceso ha conmocionado a los vecinos de este barrio y la noticia se ha difundido rápidamente ya que el concejal de Seguridad Ciudadana, Carlos Zapatero, ha sido informado de lo ocurrido cuando se celebraba el pleno municipal, que ha sido suspendido hasta el próximo martes.

Se da la circunstancia de que Zapatero ha sufrido una bajada de tensión que le ha provocado un mareo, por lo que se ha hecho un receso, y en ese descanso es cuando ha recibido una llamada a su teléfono móvil en la que se le ha informado del crimen.

En las inmediaciones del lugar de los hechos se ha visto a varios vecinos consternados y muy apenados por lo ocurrido. Uno de ellos ha señalado que conocía a la víctima más joven, que trabajaba en tareas de limpieza.

También ha acudido al lugar el presidente de la Asociación de Vecinos Ipar Arriaga, Ángel Lamelas, quien ha llamado a la "calma", al tratarse según ha dicho de un "hecho aislado" en un "barrio tranquilo". Tras hablar con varios vecinos, Lamelas se ha mostrado muy afectado y ha pedido respeto para esta familia.

Junto con la Ertzaintza y la Policía Local, al lugar también ha acudido la comitiva judicial para el levantamiento del cadáver de la víctima más joven, antes de su traslado al Instituto de Medicina Legal donde se le practicará la autopsia, al igual que a su madre.

Diez mujeres muertas en lo que va de año

El Instituto Vasco de la Mujer, Emakunde, ha condenado "firmemente" este doble crimen y ha llamado a la ciudadanía a que tenga una "actitud activa" y tome parte en la concentración convocada por el consistorio.

En lo que va de año han muerto ya diez mujeres en España en crímenes machistas y ocho menores han quedado huérfanos como consecuencia de esos asesinatos.

La madre fallecida este viernes no entraría dentro de la estadística de víctimas por violencia de género en España, en las que solo se incluyen los asesinatos de las mujeres por parte de sus parejas o exparejas.