Alfonso Rueda y Ángeles Vázquez, en la rueda de prensa del Consello
Alfonso Rueda y Ángeles Vázquez, en la rueda de prensa del Consello XUNTA DE GALICIA

El Gobierno gallego ha aprobado la actualización para este 2018 del plan autonómico de prevención y defensa contra los incendios forestales (Pladiga) con el recuerdo de la ola de fuegos que afectó a la comunidad a mediados del pasado mes de octubre. Mantiene un dispositivo de unos 7.000 efectivos y eleva de 73 a 77 las parroquias de alto riesgo.

Una vez informado el Consello Forestal y, tras la reunión semanal del Ejecutivo, el vicepresidente gallego, Alfonso Rueda, y la conselleira do Medio Rural, Ángeles Vázquez, han ratificado los detalles del Pladiga, además de repasar otras medidas como el 'Aprol Rural' y de anunciar, en el marco de una nueva iniciativa de empleo, el impulso de talleres ligados con el sector forestal.

En concreto, frente a los 170 millones de euros vinculados al Pladiga en el pasado ejercicio, el Ejecutivo autonómico destinará en este 2018 un total de 180. A ellos, habría que sumar los más de 11 millones que suponen el 'Aprol Rural' y los nuevos talleres de empleo, con lo que los fondos totales que destinaría el Gobierno a estas tareas se acercan a los 200 millones de euros.

Además de repasar novedades organizativas y tecnológicas del plan, ya anunciadas en días anteriores, y ratificar que el periodo de alto riesgo por incendios se extenderá hasta octubre, la conselleira ha apelado a "reforzar la colaboración" con los municipios -se financiará la gestión de la biomasa en la proximidad a zonas afectadas- y también ha lanzado un mensaje a los propietarios: "Hay obligaciones".

En concreto, ha esgrimido que hay "la obligación de limpiar" los terrenos conforme está recogido en la normativa y el plazo se acaba el 31 de mayo. En los casos en los que no se haya hecho, se recurrirá "a las sanciones pertinentes". Pero si "hay obligaciones", también ha subrayado que "hay competencias", en alusión a la responsabilidad subsidiaria de los ayuntamientos.

En este sentido, ha recordado que medidas ya aprobadas que facilitan la entrada en terrenos abandonados o de dueño desconocido, ratifican la obligatoriedad de velar por la limpieza y la prevención. "Ya no hay disculpas, ni para los ayuntamientos, ni para la Xunta", ha aseverado.

CONVENIO CON LA FEGAMP

Los dirigentes del Gobierno autonómico han destacado como "una de las principales mejoras" de esta actualización del plan la colaboración de Medio Rural con la Administración local, financiando parte de los costes que tiene que sufragar los ayuntamientos y otras entidades en la gestión de la biomasa que está próxima a zonas habitadas.

Así, se firmará en breve un convenio de colaboración con la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp), donde Medio Rural se compromete a "sufragar en un porcentaje del 75 por ciento los costes de las actuaciones precisas para mantener las fajas secundarias de acuerdo con lo establecido en la normativa".

Le corresponderá a la Fegamp y, si es su caso, a los ayuntamientos o diputaciones adheridos al convenio, la financiación del 25 por ciento restante.

Para impulsar y formalizar este acuerdo, el departamento que dirige Ángeles Vázquez aporta este año un total de 6 millones de euros con el que se asumirá "el cien por cien" de los gastos, puesto que el Gobierno gallego es consciente de las dificultades, "sobre todo económicas, que tienen los ayuntamientos para hacer cumplir la ley en este ámbito".

CONVENIOS

La Xunta incide, además, en que ya firmó un convenio de colaboración con el 87 por ciento de los ayuntamientos en materia de prevención y extinción de incendios.

Dicho convenio, que contó con un presupuesto de 33 millones de euros para 2016, 2017 y 2018, cuenta con tres líneas de actuación: intervención de vehículos motobomba de propiedad municipal, realización de tratamientos preventivos de forma mecanizada y contratación de brigadas para labores de vigilancia y defensa, y para la realización de trabajos de prevención de forma manual.

Hasta el momento, un total de 267 ayuntamientos y 5 mancomunidades estaban adheridos a este convenio. Tras los fuegos de octubre, mostraron interés en suscribirse otros 27 ayuntamientos, de los que 10 serían nuevas incorporaciones y otros 17 serían para ampliar o mejorar el convenio que ya tenían firmado.

El objetivo último es, sobre todo prevenir, y reducir el impacto de los incendios. Y es que la Xunta se fija el objetivo de que no ardan más de 20.711 hectáreas en 2018, lo que supone 5.000 hectáreas más que las 15.204 marcadas para 2017. El año pasado se quemaron 61.700, de las que casi 50.000 quedaron arrasadas en un fin de semana en octubre en el que fallecieron cuatro personas.

CONVENIOS CON CAZADORES

Frente a las críticas de algunos colectivos, Vázquez ha negado que este plan sea "una oportunidad perdida" y ha relatado otras cuestiones que incorpora.

Por ejemplo, que se está elaborando un decreto que regulará la figura de la agrupación de defensa contra los incendios forestales, permitiendo así poder suscribir convenios de colaboración con toda agrupación o asociación registrada como tal que quiera ayudar en la prevención.

Como ejemplo, ha aludido al convenio que se tramita con la Federación Galega de Caza, que permitirá "reforzar" la vigilancia preventiva, detección, disuasión e investigación en el marco del Pladiga.

MEJORAS EN LOS MEDIOS AÉREOS

Durante esta campaña de 2018 también empezará a funcionar por primera vez un helicóptero de coordinación dotado con cámaras que transmitirán imágenes y vídeo en tiempo real y georreferenciados.

De este modo, se podrá comprobar el incendio sobre plano y su evolución, lo que ayudará en la toma de decisiones para la extinción de los incendios. Esta novedad, además, implicará cambios en lo personal, ya que antes iban dos técnicos en el helicóptero y ahora irá un técnico, y otro técnico analista para interpretar las imágenes.

Asimismo, entrará en funcionamiento en un funcionamiento un nuevo manual de carácter técnico sobre operaciones aéreas, que integra todos los cambios normativos que tuvieron lugar en este ámbito en los últimos años.

De este modo, se pretende revisar todos aquellos aspectos técnicos que pueden ser mejorados para la optimización del empleo de este tipo de incendios y al incremento de la seguridad durante las operaciones aéreas de extinción de incendios.

TALLERES DE EMPLEO PARA 2.000 PERSONAS

Tras el Consello, Rueda también ha anunciado que la Xunta pondrá en marcha 100 talleres duales de empleo que incluyen formación y un contrato, y en los cuales tendrán prioridad los especializados en el ámbito forestal y en el Camino de Santiago. La Consellería de Economía invertirá en esta nueva iniciativa casi 30 millones de euros para favorecer la inserción laboral de 2.000 gallegos sin trabajo.

Además de un contrato de formación y aprendizaje durante 9 meses, el Gobierno gallego apoyará la contratación en prácticas de, como mínimo, tres meses más y la jornada completa en una empresa del ámbito territorial donde tenga lugar el taller, y siempre que el trabajo esté relacionado con las materias impartidas.

En concreto, se destinarán 5 millones para los talleres forestales con certificados de profesionalidad en las especialidad de aprovechamiento, recolección, repoblación, conservación, silvicultura y seguridad y ambiente vinculadas a la vigilancia y extinción de incendios.

Para los talleres del Camino de Santiago, se reservan 3 millones, que estarán centrados en la realización de tareas de conservación, reforma y puesta en valor de las rutas de peregrinación.

El Ejecutivo autonómico también ha autorizado la transferencia al Ayuntamiento de Mugardos (A Coruña) de la vía de acceso al puerto, que se corresponde con el tramo de la Rúa Xesteira y la Avenida Galicia.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.