Desde UGT han criticado en un comunicado la propuesta de la patronal, "totalmente regresiva, fuera de contexto y de épocas pasadas", no entendiendo cómo, tras "los años de bonanza", ahora "se quiere llevar a un estancamiento y un retroceso brutal de los derechos".

"Honestamente, las pretensiones de la patronal son una falta de respeto a la clase trabajadora de la hostelería de Málaga", han precisado, añadiendo que las condiciones que quieren los empresarios "son las que regían al sector allá por 1977; retrocedemos 41 años". Por ello, y ante las propuestas que "no se pueden asumir", ambos sindicatos han convocado a los trabajadores a una asamblea.

"Creemos que ha llegado el momento de poner pie en pared, movilizarnos y demostrar nuestro descontento en la calle", han indicado desde UGT, no obstante, han añadido que tienen "responsabilidad" y han confiado en que se revierta la postura inicial de la patronal, a la que han recordado el "apoyo mostrado por los trabajadores durante la crisis económica".

Además, UGT ha pedido "apoyo institucional" a sus "justificadas reivindicaciones" y han considerado que el turismo y la hostelería son sendos "pilares económicos", añadiendo que ni a patronal ni a trabajadores les interesa ahora un conflicto, teniendo en cuenta la cercanía de la temporada alta.

"No podemos dividir el convenio, reducir los periodos de descanso, la distribución irregular de la jornada anual e incluir a colectivos sobrecargados de trabajo como camareras de pisos, personal de limpieza, contratos parciales, etcétera; como tampoco reducir un 25 por ciento la remuneración de la hora extra y que la potestad del tipo de compensación pueda ser de la patronal, introducir contratos de interinidad para sustituir vacaciones", han sostenido, incidiendo en que algunos de los planteamientos realizados incluso "están por debajo del Estatuto de los Trabajadores".

Consulta aquí más noticias de Málaga.