Ciudad Justicia, Málaga
Ciudad Justicia, Málaga EUROPA PRESS/ ARCHIVO

El hombre acusado de maltrato a su pareja, a la que supuestamente controlaba las salidas y las llamadas; llegando, incluso, a imponerle que se casaran, ha negado este jueves todos estos hechos; mientras que la víctima ha relatado cómo la golpeó en varias ocasiones y "no podía salir sola" a la calle; asegurando que al principio "estaba enamorada y pensé que quería protegerme", aunque luego no dijo nada "por miedo" y "amenazas" a ella y a su familia.

La Sección Octava de la Audiencia de Málaga ha comenzado este jueves el juicio a este hombre, al que la Fiscalía acusa de los delitos de maltrato habitual, coacciones y amenazas, solicitando ocho años de prisión. Inicialmente, está previsto que la vista oral continúe el 4 de mayo con algunos testigos y peritos que faltan por declarar y con los informes finales.

La relación de pareja comenzó en diciembre de 2013 y desde el principio, señala la acusación, el hombre, con múltiples antecedentes por lesiones e incluso tenencia de armas, "ha maltratado física y psicológicamente" a la mujer, a la que, supuestamente, además no dejaba tener relaciones sociales con amigos o usar el teléfono si él no estaba delante. Una vez, dice el fiscal, "le pegó en el costado", sufriendo una fractura leve en las costillas, aunque a los médicos tuvo que decirles "que se había golpeado accidentalmente".

Además, una vez que quiso romper la relación, "la encerró en casa, le golpeó y amenazó con matar a ella, su madre, hermano y sobrinos", según sostienen las acusaciones, apuntando que la mujer logró hablar con una persona para pedir auxilio y cuando fue la Policía a la vivienda, el hombre supuestamente la amenazó con pegarle si decía algo; mientras que aseguraba a los agentes que ella no quería irse ni le había denunciado.

El acusado ha negado todo, declarando que iba sola a comprar y hablaba con amigos. Además, ha apuntado que fue ella la que le propuso matrimonio y cuando tuvo la fractura de costilla, él insistió en ir al médico. Sí ha admitido que le dijo que no dijera nada a la Policía cuando fue a casa, pero fue "en forma de broma". Ha dicho desconocer por qué la mujer ha relatado todo eso, aunque piensa que "se arrepintió de casarse y era una forma de poder anular la boda".

La mujer, por contra, ha ratificado todos los hechos que sostienen las acusaciones y ha apuntado que el segundo día que se quedó en casa de él "ya me dijo que no bajara sola a comprar porque había gente muy mala en la calle". "Ya nunca más me dejó ir sola", ha explicado, incidiendo en que "al principio pensaba que era para protegerme, estaba enamorada". No le dejaba ni con su madre cuando venía de visita.

"No podía tender la ropa porque decía que la gente me miraba cuando lo hacía", ha manifestado la mujer, quien ha relatado que después de decirle un día que quería dejar la relación la llevó a otra casa y, supuestamente, le golpeó en la cabeza "con las barras del somier de la cama". "Desde entonces dejé de decidir, decía sí a todo", ha manifestado, apuntando que aunque antes había accedido a casarse "porque estaba enamorada", en ese momento "ya no quería".

"A mi familia no le dije nada por miedo. Les había amenazado y no podía permitir que les ocurriera nada, así que no les quería meter y siempre decía que todo estaba bien", ha asegurado la mujer, quien ha señalado que lleva cuatro años en tratamiento psicológico, que no ha podido rehacer su vida y que aún "imagino que este hombre puede estar detrás de una puerta o a la salida de cualquier sitio".

Consulta aquí más noticias de Málaga.