La consejera María Victoria Broto
La consejera María Victoria Broto EUROPA PRESS

Diferentes colectivos han estado presentes desde la tribuna del público en el debate final del texto, quienes han aplaudido tras recibir este el voto favorable y también tras las intervenciones finales de los diputados.

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, ha iniciado el debate explicando que esta ley tiene un carácter transversal y afecta "a todas las esferas para el desarrollo de una persona trans" con el objetivo de que sea "tratada conforme a su identidad, respetando su integridad física y psíquica".

También pretende la visibilización de estas personas y se incide en ámbitos como el educativo, sanitario, social, laboral, de ocio y deportivo. Broto ha recordado que también está en tramitación el proyecto de ley de Igualdad LGTBI.

Por su parte, la coordinadora de la ponencia, la diputada del PSOE Pilar Mar Zamora, ha esgrimido que "cuando hay voluntad, se pueden encontrar lugares comunes para mejorar la vida de las personas", en una ley que ha recibido 81 enmiendas, de las que se han integrado en el texto 51, 42 por unanimidad, mientras que 24 han sido retiradas y seis rechazadas.

Como diputada socialista, ha agradecido el "tesón y disposición" de los colectivos LGTBI para elaborar esta ley, "que era muy esperada" y que ha llegado al parlamento con el acuerdo de la sociedad civil, y que "reconoce el derecho a ser uno mismo" y "lucha contra la transfobia" porque "sigue habiendo discriminaciones", además de que contempla una protección especial a los menores trans.

TERRENO PREPARADO

La diputada del PP, Carmen Susín, se ha felicitado por el "esfuerzo de consenso e integración que se ha reflejado en la Cámara", para opinar que "las leyes llegan cuando el terreno está preparado" y en este caso atiende una "justa reivindicación y aspiración de las entidades LGTBIQ", así como de los padres y padres "que durante meses han hecho una importante labor didáctica para garantizar los derechos de sus hijos" y "va a permitir avanzar hacia una sociedad más abierta y respetuosa".

La diputada de Podemos, Amparo Bella, ha subrayado el reconocimiento del derecho a la libre autodeterminación del sexo que recoge esta norma y ha asegurado que "va cambiar la vida de mucha gente", "después de que muchas personas hayan sido despreciadas y maltratadas" por lo que esta "victoria ganada" es "emocionante"

La parlamentaria del Partido Aragonés, Lucía Guillén, ha dicho que "todos los grupos hemos visto necesario respaldar a un colectivo que necesitaba un amparo legal que hasta ahora no existía en Aragón", con una ley que facilita trámites y derechos en el ámbito de la Administración y "garantiza servicios de asesoramiento y apoyo a las persona trans, familiares y personas allegadas".

En representación de Ciudadanos, Desiré Pescador, ha indicado que esta norma "abarca todos los ámbitos para asegurar la diversidad y no discriminación por razón de sexto y orientación sexual, con libertad y respeto", "no posee sesgos políticos, sino el consenso de todos" y ahora "lo más importante es llevarla a la práctica" porque "igualdad legal no es igualdad social".

La diputada de CHA-Grupo Mixto, Carmen Martínez, ha sostenido que esta legislación contribuirá a "deconstruir la transfobia que está instalada en parte de nuestra sociedad", así como "sacarla del ámbito de la enfermedad mental" para "educar en la diversidad y la igualdad" y contribuir a la protección y respeto a los menores en los ámbitos educativo, sanitario y social.

La parlamentaria de IU-Grupo Mixto, Patricia Luquin, ha opinado que la ley "llega tarde para muchas personas que se han tenido que reivindicar a lo largo de la historia", que han sufrido "un infierno personal y laboral", cuando "todas las personas nacemos libre e iguales en dignidad y en derechos".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.