Metro de Madrid
Andén de una estación de metro. JORGE PARÍS

El Tribunal Supremo ha condenado a 20 años de prisión a un hombre, natural de Costa de Marfil, por el asesinato de un policía a quien, en enero de 2015, empujó para que cayera a las vías del metro cuando el convoy entraba en la estación madrileña de Embajadores.

La Sala considera que existió un delito de asesinato en concurso ideal con otro de atentado con medio peligroso, con la agravante de reincidencia, al considerar probada la intención de matar.

El condenado tendrá que pagar una indemnización de 30.000 euros al abuelo de la víctima, que tenía 29 años cuando ocurrieron los hechos.

La Sala remarca la "crueldad y peligrosidad" del condenado que quería asegurarse la muerte del agente al tirarse con él a las vías, y rechaza que este cayera después de un forcejeo, como sostiene la defensa en su recurso de casación.

"En ningún caso se trató de un tropiezo, o un acto fortuito por un forcejeo, sino de un acto consciente, voluntario y deliberado de arrastrar consigo al agente, planteándose como posible que ello conllevara el resultado que finalmente provocó, como es la muerte del agente", subraya la sentencia.

El acusado, que residía de forma ilegal en España, se fue acercando al borde del andén y "en el momento en que el convoy hacía su entrada en la estación y cuando la cabecera del mismo estaba a su altura, consciente de la alta probabilidad de que un eventual atropello sería mortal y con el fin de acabar con la vida del policía tiró de él y lo arrastró hacia la vía".

Después, según los hechos probados, "se arrojó a las vías arrastrando con él al agente de Policía Nacional sin importarle que él mismo pudiera fallecer". A consecuencia de ello, el agente falleció de forma instantánea.

Consulta aquí más noticias de Madrid.