Prince
La muerte del icónico artista se produjo el 21 de abril de 2016 por una sobredosis de opiáceos. En sus 57 años de vida aprendió a tocar 20 instrumentos. GTRES

Los fiscales en el condado de Carver, en Minnesota, que tienen la jurisdicción sobre la muerte del cantante Prince, anunciarán este jueves su decisión sobre si presentarán cargos criminales contra alguien por el fallecimiento del artista.

Esta decisión se ha tomado después de una investigación de dos años en la que se han recogido todas las pruebas, testigos y datos disponibles sobre la sobredosis supuestamente accidental de fentanilo que mató a Prince.

El abogado del condado de Carver, Mark Metz, anunciará a eso de las 17.30 hora española si alguien será acusado por esta muerte.

El responsable de obras maestras como Purple Rain (1984) o Sign 'O' the Times (1987) fue hallado muerto el 21 de abril de 2016 a los 57 años en su residencia de Paisley Park (Minesota) por una sobredosis accidental de fentanilo, un opiáceo sintético que sirve para aumentar los efectos de los analgésicos.

Un informe confidencial que salió a la luz recientemente y del que informó el medio TMZ (citando a AP) asegura que los niveles de fentanilo en el cuerpo del cantante eran "extremadamente altos", incluso para alguien que padeciera dolor crónico. El informe toxicológico especifica que la concentración de fentanilo en la sangre de Prince era de 67,8 microgramos por litro, cuando este fármaco puede ser mortal a partir de 3 microgramos por litro, por lo que el informe asemeja los niveles de Prince a "una pistola humeante".

En estos dos años las autoridades han registrado la casa del cantante y músico y han analizado sus registros de teléfono y sus cuentas de correo electrónico para tratar de determinar cómo obtuvo el medicamento que le provocó la muerte. Las autoridades encontraron numerosas píldoras en varios contenedores escondidos alrededor de la casa de Prince, incluidas algunas píldoras falsificadas que contenían fentanilo, según informa AP.

Algunos descubrimientos sobre su fallecimiento desvelaron que el músico tenía en su casa varios fármacos que no habían sido recetados a su nombre. En documentos judiciales divulgados en una declaración jurada de los investigadores del caso en una corte del condado de Carver (Minesota), también se detalló que Prince recibía los fármacos (principalmente oxicodona) a través de una red de amigos y conocidos, entre los que figuraba Kirk Johnson, encargado de la seguridad de su equipo.

Tan solo seis días antes de morir, Prince se había desmayado en un avión que tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia en Moline, Illinois. El músico tuvo que ser tratado con un medicamento que revierte los efectos de una sobredosis de opiáceos.

También se ha sabido que un día antes de su muerte el personal de Paisley Park contactó al especialista en adicciones de California Howard Kornfeld, para obtener ayuda para Prince. Kornfeld envió a su hijo, Andrew esa misma noche para que se ocupara del cantante, por lo que él estaba entre los que encontraron el cuerpo sin vida de Prince. Andrew Kornfeld llevaba consigo buprenorfina, un medicamento que puede usarse para ayudar a tratar la adicción a los opiáceos.