Inserción Laboral
Inserción Laboral CONSELL DE MALLORCA

Según ha detallado el Consell de Mallorca en una nota informativa este martes el comunicado, el 40 por ciento del total de usuarios han logrado la inserción laboral.

De las 20 personas insertadas, nueves de ellas consiguieron un trabajo en la administración pública y en

la empresa privada, fuera del marco de la empresa social. Las 11 restantes fueron contratadas por la empresa de inserción Deixalles, con la que La Sapiència tiene un convenio para el desarrollo del programa.

La consellera insular de Bienestar y Derechos Sociales y presidenta de la IMAS, Margalida Puigserver, ha sostenido que si se ponen al alcance los medios y los servicios "afloran las capacidades y habilidades inherentes en estas personas, por muy deterioradas que esté su situación".

El programa de Inserción Sociolaboral tiene como destinatarias aquellas personas usuarias de cualquiera de los servicios que integran la red de inclusión y tiene por objetivos trabajar elementos prelaborales (alfabetización, habilidades sociales, higiene, entre otros) que mejoren su competencia personal y social.

Además, trata de realizar tareas ocupacionales para la mejora de la adaptación social y laboral, como talleres de formación y capacitación e investigación activa de trabajo, entre otras.

En el primer trimestre del 2018 ya se ha trabajado con diez nuevos usuarios, de los cuales uno ha conseguido también la inserción.

FASES

La primera fase del programa da respuesta a dos tipos de demanda diferentes, por un lado la necesidad económica puntual, para conseguir un ahorro económico por diferentes necesidades personales, y por otro lado la selección. Tanto en un caso como en el otro, los usuarios viene derivados por los profesionales de los diferentes servicios de la red de inclusión.

En el caso del la selección sí que se prevé una continuidad en el proceso de inclusión, por lo cual, las personas participantes en esta primera parte del proceso tienen que asistir a los diferentes talleres de los grupos de inserción.

La segunda fase tiene como principal objetivo la preparación del usuario para su inclusión en el mercado laboral, mediante la adquisición de herramientas y habilidades que les permitan acceder, y sobre todo mantener, un lugar de trabajo.

Una vez se inicia la contratación de alguno de los usuarios, este pasa a la fase tres del programa, la inserción laboral propiamente dicha. En este caso, los beneficiarios pasan a vivir al piso de inserción Mar Sis, que también forma parte de la red de inserción. A partir de este momento se elabora un plan de trabajo individualizado, que incluye una supervisión económica, un plan de ahorro y entrevistas de seguimiento por parte de los profesionales del programa.

La duración de la fase tres tiene una duración variable, de entre tres y cuatro meses, puesto que se intenta que una vez pasado este tiempo la persona pueda iniciar una búsqueda de vivienda y dejar de formar parte de la red.