JOSÉ VICENTE RAMÓN SEGARRA
JOSÉ VICENTE RAMÓN SEGARRA EUROPA PRESS

Segarra, que fue nombrado en comisión de servicios en 2012 para cubrir la por jubilación, también ha explicado que ha interpuesto un contencioso-administrativo por el cambio "arbitrario" de las bases rectoras para la provisión en propiedad de la plaza mediante concurso-oposición, que en 2015 establecían la promoción interna y en 2017 el equipo de gobierno promovió otras que convertían dicha promoción interna en turno libre.

El 15 de marzo de 2018 se publicó la convocatoria en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y se abrió un plazo de inscripción que finaliza este martes.

Al respecto, Segarra ha asegurado que las bases son una "burla" hacia su persona, al "discriminar" y negar la experiencia "expresamente" a él, puesto que valoran la experiencia de servicios prestados en el subgrupo A1, cuando los músicos de Castellón están encuadrados en el subgrupo A2.

El titular de la Banda ha subrayado que presentarse a las oposiciones significa aceptar un procedimiento que considera "ilegal", por lo que lo ha recurrido en los juzgados.

Ha manifestado además sentirse "señalado" por el secretario autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu, por unas declaraciones en las que -según ha apuntado- este indicaba que había que buscar una dirección para superar la actual situación porque "alguna responsabilidad directa debe tener el actual director".

SE SIENTE "SEÑALADO"

También ha indicado sentirse "señalado" por el concejal de Recursos Humanos, Antonio Lorenzo, que "en mesa general de negociación dijo que la condición de que la plaza saliera por turno libre era 'innegociable', cuando tenía absolutamente a todos los que no pertenecen a su equipo de gobierno clamando al cielo".

Así mismo, ha relatado que en otra mesa este edil también dijo que "se cambiaba la condición de promoción interna a turno libre para esta plaza porque solo se puede presentar uno". El director de la Banda entiende que "ha habido averiguaciones previas sobre la vida y curriculums de los funcionarios".

Por otra parte, ha añadido sentirse "señalado" por la concejala de Cultura, Verónica Ruiz, pues el presidente de la Junta de Personal del Ayuntamiento le dijo que esta le comunicó su decisión de sacar la plaza por libre designación "porque quiere un director nuevo cada dos años. Ha relatado seguidamente que un técnico municipal le comunicó que estaba preparando las bases como le había dicho la concejala de Cultura: por libre designación; mientras que la alcaldesa indicó a su abogada que es la concejala de Cultura que se ha "empeñado" en todo esto, que está "obsesionada".

Ramón Segarra ha subrayado que, desde junio de 2016, la Banda Municipal de Música no existe "más que para lo escabroso", aunque ha venido realizando su trabajo "con la misma calidad", pero "con menos público y con críticas interesadas, que nada tienen que ver con la realidad que vive el público y que expresa en cada uno de nuestros conciertos con su aplauso".

Al respecto, ha indicado que como director ha tomado la iniciativa para mejorar la comunicación con el público, multiplicar la actividad de la Banda Municipal y los sectores de público al que va dirigida su actividad y mejorar las condiciones de trabajo de los músicos. "Todo ha ido menguando de tres años a esta parte y no por falta de ilusión y de entrega por mi parte", ha apuntado Ramón Segarra.

PÉRDIDA DE PÚBLICO

El director ha lamentado que la actividad de la Banda haya dejado de ser noticia en los medios, "que pasaron a centrarse en problemas internos, generados de forma interesada y artificial". Además, ha destacado que la Banda dejó de participar en actos de relevancia social, dejó de realizar el concierto de villancicos, entre otras cosas, cuyo resultado ha sido la pérdida de más del 80 por ciento de público en cada concierto. Al respecto, ha dicho que, en más de una ocasión, la Banda ha tocado para cero espectadores.

También ha denunciado el "desprestigio" de su figura, con artículos anónimos en redes sociales, noticias dirigidas por notas de prensa "interesadas" y artículos de opinión, y ha lamentado el "acoso y vacío" que ha sufrido, "tanto en el trabajo como en el ámbito de la vida personal y familiar", con grupos de Whatsapp creados "únicamente para presionar y acosar al director", fotografías, anónimos llegados a su domicilio e intimidaciones, así como pinchazos o pérdidas de presión en las ruedas del coche.

Se ha referido además al "desafío directo" en el trabajo, "buscando con provocación el enfrentamiento", desde un grupo "claramente definido de músicos, convencidos de la impunidad de sus acciones, como consecuencia de su cercanía a miembros del gobierno municipal".

NO LE CONTESTAN A LOS CORREOS

Por otro lado, el director de la Banda de Música se ha quejado del "desprecio" y "vacío" que se le está haciendo por parte del gobierno municipal, pues -según ha señalado- el concejal de Recursos Humanos "nunca" ha contestado a sus correos electrónicos, llamadas, informes o petición de reuniones, mientras que las reuniones con la concejala de Cultura eran "un suplicio de defensa personal hasta que llegó el momento en el que las reuniones desaparecieron y se produjo el gran vacío".

Según ha manifestado, ambos concejales eran conocedores desde el primer momento del acoso al que estaba siendo sometido, y ha denunciado la "negación de auxilio y socorro" no solo a él, "sino a las personas que han sentido la necesidad de ponerse en contacto con ellos para denunciar las situaciones de acoso".

Preguntado por las causas que han desencadenado esta situación, Segarra ha indicado que cree que esto pasa "porque hay delincuentes". Ha asegurado que por su parte no ha habido ningún trato que alguien pueda considerar "vejatorio o intimidatorio".

No obstante, ha reconocido que, "como en todos los colectivos", hay problemas internos pero, como ejemplo y al respecto, se ha preguntado qué tiene que ver con el director que alguien haya defecado al lado de la silla de uno de los músicos.

Consulta aquí más noticias de Castellón.