En su declaración, durante la primera sesión del juicio en la Sección Cuarta de lo Penal, el presunto homicida frustrado, de 56 años, en libertad provisional desde el día de los hechos y con una orden de alejamiento de su mujer, ha mantenido que los hechos se produjeron durante la madrugada del día 6 de marzo del pasado año cuando se encontraba recogiendo la vajilla con su esposa en el domicilio conyugal, sito en Villalón de Campos.

La pareja acababa de despedir a unos amigos que habían estado en su vivienda comiendo jamón y fue durante la recogida de los platos y otros enseres y su traslado desde el salón a la cocina cuando, según sostiene, en declaraciones recogidas por Europa Press, se produjo el accidente.

El acusado, cuya versión de los hechos ha sido luego corroborada por la mujer, ha explicado que él y su esposa habían bebido y que en un momento dado María Luisa pisó vómitos de ésta en el pasillo y se resbaló, con tan mala fortuna que se clavó un cuchillo jamonero de 15 centímetros de hoja.

TAPONÓ LA HERIDA Y PIDIÓ AUXILIO

Asegura que al percatarse de lo ocurrido y de que sangraba se limitó a taponar la herida mientras llamaba a la Guardia Civil y recibía instrucciones de cómo asistir a la víctima, hasta la llegada del personal sanitario que se hizo cargo finalmente de ella.

La lesionada, quien recibió una herida de carácter vital de no haber recibido asistencia médica inmediata ya que le atravesó el hígado, ha dado por buena la versión ofrecida por su marido, con quien lleva 40 años casada y sin que haya mediado entre ellos denuncia alguna por maltrato en este periodo.

Amigos del matrimonio que estuvieron esa noche con ellos en su domicilio se han limitado a indicar que el encuentro mantenido se desarrolló con absoluta normalidad y que no hubo discusión alguna, mientras que un de los agentes de la Guardia Civil que acudieron al inmueble ha explicado que la detención del procesado se produjo ante las contradicciones ofrecidas por éste respecto de la zona donde se produjo la lesión y, sobre todo, después de que uno de los sanitarios le advirtiera de que la lesionada había responsabilizado al marido de la cuchillada.

El juicio quedará mañana visto para sentencia, una vez que se celebra la prueba pericial forense y las partes expongan sus alegados. Con carácter provisional, el fiscal solicita para el encausado una pena de siete años de cárcel, la prohibición de aproximarse a la víctima a una distancia inferior a 500 metros durante 15 años y de comunicarse con ella por cualquier medio por idéntico periodo de tiempo, junto con el pago de las indemnizaciones correspondientes

Se da la circunstancia de que la víctima es la misma que en 2003 denunció al alguacil de Villalón tras asegurar que había sido agredida sexualmente por éste, ya que ella trabajaba como limpiadora en el Ayuntamiento, y que se tradujo en una condena de siete años de cárcel para el denunciado.

A posteriori, el entonces alcalde pidió el indulto para el condenado, al tiempo que impuso un sanción de empleo y sueldo de un mes a la trabajadora alegando bajo rendimiento.

Finalmente, el regidor de Villalón acabó dimitiendo en enero de 2009 con motivo de las críticas surgidas a raíz de su petición de indulto para el alguacil.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.