La actuación, que ha afectado a las líneas de media tensión Aliaga-Miasa, Aliaga-Pitarque y Monreal-Ojos Negros, servirá para mejorar la calidad de suministro de 1.000 clientes residenciales y de las empresas y explotaciones agrícolas y ganaderas dependientes de este nudo eléctrico, según ha informado la compañía en una nota de prensa.

La instalación de los nuevos equipos y sistemas facilitará la reposición del suministro en caso de que se produzca alguna incidencia. Estos trabajos se enmarcan en el programa de mejora de instalaciones desarrollado anualmente por Endesa con el objeto de consolidar la calidad de servicio en zonas semiurbanas y rurales.

Consulta aquí más noticias de Teruel.