La joven modelo Laura Escanes acaba de publicar su primer libro de poesía, una obra que ella misma ha definido como "un libro íntimo, desde dentro, para desahogarme, complicado de explicar", que le "da miedo" y al que ha titulado Piel de Letra.

Sobre el contenido, la joven, pareja del publicista y presentador Risto Mejide, aseguraba: "me he desnudado y todo lo que no muestro está escrito" y reconocía que "escribirlo ha sido un proceso largo porque hasta que no estaba convencida de lo que tenía entre manos".

Y aunque muchos han sido los críticos que han salido a valorar el trabajo de la modelo (e incluso se han burlado de algunos de sus poemas en las redes sociales) el libro contiene algunos pasajes muy duros, como el de un abuso sexual que Laura Escanes narra en primera persona en uno de sus poemas, llamado Desde el Infierno.

"Cuántas veces necesitabas escucharme gritar 'no' para que eso no sucediera. Cuántos empujones y arañazos no debería haber evitado para que te alejaras de mi piel", comienza el texto, que continúa: "Me manipulaste, me sobornaste y me obligaste a dejarme hacer algo que no quería. Algo que me daba asco. Algo que me mataba por dentro".

El poema sigue narrando una violación y se convierte en un alegato contra el abuso sexual: "¿Hace falta decir que las minifaldas no piden a gritos ser bajadas?" y en una suerte de redención y sentencia: "Yo no soy culpable, yo no me dejé. Yo confiaba en ti, y tú te aprovechaste de mí. De mi inestabilidad y de mi alma rota. De mi sangre en alcohol. De mis lágrimas".