Siria ha tenido que protegerse de "un nuevo ataque" a través de una acción de la defensa antiaérea del Gobierno de Al Asad, tal como avanzó la televisión nacional en la madrugada de este martes.

Los medios no han quién llevó a cabo este intento de ataque ni tampoco dio detalles de la operación. El objetivo era la base aérea de Shayrat en Homs.

Esta situación se produce unos días después de que Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia realizaran ataques aéreos contra supuestas instalaciones de armas químicas en Siria. Esas ofensivas fueron represalias por un presunto ataque con armas químicas por el que se culpó al régimen del propio Al Asad.

A principios de este mes, cuatro militares iraníes murieron en un ataque aéreo en la base aérea siria T4 en Homs. Siria y sus principales aliados, Irán y Rusia, culpan a Israel por ese ataque. Israel no confirmó ni negó el montaje del ataque.

Tensiones EE UU - Rusia

Por otro lado, Estados Unidos mostró este martes su preocupación por que Rusia haya podido manipular cualquier vestigio de un posible ataque químico sobre la población rebelde de Duma, y pidió a todas las partes implicadas en el conflicto que permitan una investigación "segura, rápida y con total acceso" a la OPAQ.