Esquiando en los Alpes
Imagen de archivo de los Alpes. EFE

El turista de nacionalidad estonia y conocido como Pavel, escaló una montaña de los Alpes en estado ebrio y acabó en un restaurante de la estación de esquí, situado a 2.400 metros de altura. Sucedió mientras tomaba el camino de vuelta al hotal donde se hospedaba.

Según la información divulgada por el medio italiano 'La Stampa', el hombre, ante la imposibilidad de encontrar su hotel, situado en el Valle d'Aosta, decidió tomar un sendero que le dirigió por la ladera de la montaña hasta llegar al restaurante 'Igloo'.

Durante la noche, los equipos de búsqueda de la policía y los bomberos llevaron a cabo su búsqueda. La operación fue complicada, puesto que no se esperaba que el hombre hubiera ascendido tanta altura.

Tras haber llegado al establecimiento, Pavel se quedó dormido en un banco, donde sería encontrado más tarde por el personal del establecimiento. Allí, pudo saciar su sed con dos botellas de agua. Su vestimenta no era la adecuadada para las bajas temperaturas. Ni siquiera su calzado lo era, dado que llevaba unos zapatos. Ahora, debido al suceso, Pavel se enfrenta a una multa por movilizar a los cuerpos de rescate.