Crecida extraordinaria del río Ebro en abril de 2018
Crecida extraordinaria del río Ebro en abril de 2018 EUROPA PRESS

En declaraciones a Europa Press, el alcalde ha detallado que la avenida extraordinaria del río Ebro no está afectando al casco urbano de Villafranca, aunque se han tomado medidas para evitar posibles afecciones.

"Llevamos varias inundaciones desde 2003 a 2018 y el sentir de la gente de la ribera es que no se hace nada por nosotros y se nos dice cómo tenemos que vivir, se nos pierde el respeto", pero los daños de las riadas "los pagamos entre cuatro" y después "no se acuerda nadie de nosotros".

"Esto es inaguantable", ha aseverado, al observar que se presta atención a colectivos ecologistas o animalistas que rechazan la limpieza del río o que advierten de la muerte de animales en las crecidas, pero en estas poblaciones "estamos haciendo lo posible" para salvar la vida de estos animales, por lo que ponerlo en duda es "una falta de respeto que los ganaderos no merecen".

En este mismo sentido, González ha dicho que "la gente de los pueblos sentimos que se ríen de nosotros, porque no nos dejan vivir como siempre hemos vivido, los agricultores están en el pueblo sin poder hacer nada" y los vecinos ven como las riadas causan daños y "no se hace nada".

"Después de 2015 -la última gran riada del Ebro- se dijo mucho, pero no se ha hecho nada, estamos todavía peor y se escucha a todo el mundo, pero a nosotros nadie nos escucha ni se nos da la oportunidad de argumentar" y defender sus peticiones, pero "a nadie le interesa más que el Ebro vaya bien que al agricultor y al ribereño; es una vergüenza, no nos tienen ni por ciudadanos", ha afirmado tajante.

"NO NOS DEJAN VIVIR EN LOS PUEBLOS"

Como ejemplo, ha señalado que la situación que viven los vecinos de estos municipios ribereños es como si alguien "entra en el salón de tu casa, se sienta en el sofá y se pone a ver la tele que quiere, sin dejarte elegir". "No nos dejan vivir en los pueblos y luego hablar de despoblación", ha reprochado.

Por ello, ha advertido de que "ahora ya no se nos puede pedir paciencia". Ha agradecido la visita de representantes de distintos partidos y de consejeros del Gobierno de Aragón, que "son personas extraordinarias, como personas no tengo nada que decir", pero como representantes de una administración "no nos pueden pedir más tiempo o se hace lo que se tiene que hacer -limpiar el cauce- o vamos al juzgado y que pase lo que quiera".

"Muchas familias irán a la ruina por la dejación de la administración y por unas leyes absurdas que se hacen sin contar con la gente de los pueblos, eso se llama colonialismo", ha expresado con enfado el alcalde de Villafranca.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.